Jesus Christ Prison Ministry

Tatuajes y Arte Corporal

¿Qué piensas? ¿Podemos tatuarnos y ponernos todo ese arte corporal? ¿Podemos perforar la nariz, la lengua y las orejas? Que tal perforar nuestros ombligos y otras partes privadas del cuerpo?


Puesto que el cuerpo, como aprendimos antes, es el templo de Dios, creo que debemos reconocer que no somos dueños de nuestros cuerpos. Pertenecen a Dios. “¿No sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, que está en vosotros, a quien habéis recibido de Dios? Usted no es suyo; te compraron a un precio. Por lo tanto, honra a Dios con tu cuerpo.” 1 Corintios 6:19, 20.

Honra a Dios con tu cuerpo. Puesto que Dios no te creó con todo ese arte corporal y tatuajes, no creo que Él espera que lo mejores. Ya aprendimos en Pedro que no debemos dejar que el exterior sea nuestra belleza o nuestro orgullo. Cualquier persona que se haiga puesto un tatuaje, o permite que el arte corporal ser puesto, sabe que fue hecho para el orgullo y la “belleza”. Esto va directamente contra lo que Dios enseña.


La Biblia entera nos enseña que los que son de Dios tienen un espíritu sencillo y contento que no quiere llamar la atención sobre sí mismos. Incluso Jesús no llamó deliberadamente la atención a sí mismo. La Biblia nos dice: “Muchos se asombraron de Él, Su apariencia fue tan desfigurada más allá de cualquier hombre ... Él no tenía belleza ni majestad para atraernos a Él, nada en Su apariencia que nos hiciera desearlo. Fue despreciado y rechazado por los hombres, un hombre de dolores, y familiarizado con el sufrimiento. Como uno de quien los hombres esconden sus rostros, fue despreciado, y nosotros no lo estimamos. Y su forma estropeada más allá de la semejanza humana.” Isaías 52:14; 53:2, 3.


Si usted afirma ser un “cristiano” que significa ser “semejante a Cristo”, entonces debe seguir los pasos de Jesús. No debes estropear tu cuerpo de ninguna manera. Debes darlo como un sacrificio, no a este mundo o a tus amigos y la moda actual; sino a Jesús y a la eternidad.



¿Entonces qué pasa con la perforación corporal? Lo mismo y incluso más. La Biblia es muy clara que no debemos tatuar el cuerpo. Levítico 19:28 declara que no debes “ponerte marcas de tatuaje en vosotros mismos.” Eso es directo. Viene del Señor. Léalo. Dios no quiere que Sus obras maestras de arte sean destruidas por nuestras mentes enfermas e malvadas. Ahora bien, si Dios está tan disturbado con sólo ponernos una marca o un tatuaje en nuestros cuerpos, ¿no crees que Él odiara aún más si estamos cortándonos y perforando agujeros en Su templo divino para nuestro propio orgullo y ego egoísta? Creo que sí. Eso incluso va para la “cirugía plástica” cuando se trata de orgullo y el ego.


En los tiempos antiguos cuando una persona moria, se consideraba como una pérdida que aquellos que eran parientes y estaban muy cerca de esa persona mostraban su respeto y pérdida por cortándose ellos mismos. Esto fue una señal de respeto y gran tristeza por la pérdida del ser querido. Sin embargo, eche un vistazo a lo que Dios dijo acerca de este corte del cuerpo para una muestra de respeto. “No corte sus cuerpos por los muertos ...”. Levítico 19:28.


Bueno, si Él no quiere que nos cortemos nuestros cuerpos por el respeto y para demostrar nuestra tristeza por los seres queridos muertos, no creo que Él quiera que cortemos nuestros cuerpos para nuestro propio egoísmo. Es fácil hacer todo tipo de excusas. Sin embargo, cuando los pones a los pies de Jesús, no hay excusas. Si realmente amas a Jesús, respetarás a Su creación. Cualquier otra cosa es una bofetada en Su rostro. Estás tomando el Nombre del Señor en vano cuando cortas su cuerpo o pones marcas de tatuaje en él, entonces afirmar ser un “cristiano”, uno que es “como Cristo”. Eso es romper el tercer mandamiento. Cualquiera que rompe los mandamientos voluntariamente no puede entrar en el Reino de Dios.


Bueno, pero no sabías esta información cuando hacías estas cosas tontas a tu cuerpo. Que puedes hacer ahora? Ore para que Dios le perdone y nunca vuelva a ponerse una marca, en o por su templo del Espíritu Santo. Cuando y si usted tiene la oportunidad, reparelos y se los quita. Haz lo que puedas para cubrirlos respetuosamente con ropa. Y hagas lo que hagas, deja que otros sepan que estabas equivocado cuando lo hiciste. Defiende a Jesús. Él fue colgado por ti. ¿Deberíamos hacer menos por Él?