Jesus Christ Prison Ministry

La Biblia

“Acepta a aquel cuya fe es débil, sin juzgar asuntos discutibles. La fe de un hombre le permite comer todo, pero otro hombre, cuya fe es débil, come sólo verduras ... ¿Quién eres tú para juzgar al siervo de otra persona? Que se mantenga en pie, o que caiga, es asunto de su propio señor ...”. Romanos 14:1, 4.


¿Qué tiene que ver esto con la Biblia? Un montón. Hay individuos, iglesias y denominaciones enteras y otras organizaciones que corren por aquí y por allí juzgando sobre asuntos discutibles. Estos pueden ser vestido, bebida, comida o la Biblia. “Nuestra Biblia es mejor que tu Biblia”. “Esta Biblia es ‘la’ Palabra de Dios. El tuyo es del diablo.” Y así va. Todos quebrantando la misma Biblia que afirman defender con sus denuncias de “asuntos discutibles”.

Usted ve mi amigo, no importa qué Biblia tengas. Usted puede encontrar el evangelio eterno en cualquier Biblia. Puedo enseñar el evangelio eterno a partir de una Biblia Mormona, una Biblia de los Testigos de Jehová, una Biblia Católica, una Biblia Bautista, una Biblia Luterana, o cualquiera de las traducciones e incluso las Biblias parafraseadas que pongas en mi mano.


Estoy seguro de que los saduceos tenían sus propios pergaminos sagrados de escritura y los fariseos tenían sus propios pergaminos sagrados de escritura. Estoy seguro de que si fuera importante señalar cuál era la escritura “autorizada”, Jesús lo habría hecho. Se habría registrado para toda la posteridad. Pero no sucedió. A Jesús no le preocupó los manuscritos sagrados que usaban, sino que estaba más preocupado por si obedecían o no a lo que tenían. Ese era el problema, no estaban obedeciendo la verdad que tenían.


Como con los judíos, así también con nosotros. Estamos más preocupados por la frecuencia con que ayunamos, qué Biblia usamos, qué comemos o bebemos, qué usamos y con qué frecuencia vamos a la “iglesia”. Nada de eso es relevante en el camino cristiano. Esas son asuntos disputables, asuntos discutibles, que la Biblia dice que dejar. No tienes nada que ver con ellas. Entonces, ¿por qué están las iglesias tan absortos en ellas?


El diablo está involucrado en una guerra contra Dios. Si puede mantener a los soldados del “cristianismo” involucrados en guerrar entre ellos mismos, puede evitar que peleen la guerra verdadera. Si él puede desgastarlos y matarlos entre sí, él ha ganado. ¿No crees que es hora de aprender los hechos y permanecer fuera de la guerra equivocada y participar en la guerra que Jesús quiere que peleemos? Necesitamos entrar en la unidad con Jesús y Su causa; no la nuestra. Entonces, ¿qué hacemos con las “guerras” de las Biblias? Hacemos lo que dice la Biblia, nos educamos. “Mi pueblo ha sido destruido por falta de conocimiento.” Oseas 4:6. “¡Un pueblo sin entendimiento vendrá a la ruina!” Oseas 4:14. Así que educadonos y no seamos destruidos o llegemos a la ruina sobre las guerras de las Biblias estupidas e inspiradas por el diablo.


Estos son algunos hechos históricos


Dios no escribió ninguna Biblia y la envió abajo desde el cielo. Ninguna “Biblia” es entregada a mano de parte de Dios. Dios lo hizo con un propósito. Quería ver si podíamos tolerar las variaciones y todavía poder amar unos a los otros. Es una prueba buena. Como puedes ver, la mayoría de los que se llaman “cristianos” han fallado esa prueba. La misma razón por la que Dios ha permitido variaciones en las razas. Algunos negros, blancos, amarillos, morenos, etc. ¿Podemos llevarnos bien sin afirmar que uno es mejor que otro? Son tan prejuiciosos sobre la Biblia como los racistas son sobre la raza. ¡Todo es pecado! Si pensamos en ello, sólo hay una sección de la Biblia que fue “entregada a mano”, los Diez Mandamientos. Es triste decir que aquellos que luchan por la Biblia ni siquiera obedecen lo que Dios nos dio a mano directamente.


Puesto que el VRV (Versión Reina Valera) parece ser la “medida” por la cual todas las demás Biblias son juzgadas, buenas o malas, comencemos con ella. Supongo que este es un buen lugar para poner otro texto. “No tengan nada que ver con los mitos impíos y otros cuentos ridículos; más bien, ejercítate para ser piadoso.” 1 Timoteo 4:7. Ese parece ser el problema con aquellos que veneran el VRV como la versión “Autorizada” de Dios. Esa es un “cuento ridículo”. Vamos a conseguir los hechos.


Hay algunos grupos protestantes que continuen y continuen sobre la VRV. Afirman que es “la” Palabra de Dios. Que es tan sagrado y perfecto en la traducción que debe ser tan venerado que ni siquiera lo debemos leer. Al menos esa es la actitud de la mayoría, ya que la mayoría nunca lo ha leído completamente. (Sólo para mostrar los hechos para que sepas que no soy un hipócrita, a partir de 2017, he leído la Biblia a través de unas 100 veces, lo leo tres veces al año para que el Espíritu Santo me enseñe).


Ahora, de vuelta a la VRV. ¿Es alguna Biblia especial? ¡¡¡¡NO!!!!

¿Por qué se considera tan especial? ¡¡¡¡Tontería!!!!


Pero volvamos y examinemos las razones históricas por la VRV y entendamos por qué fue considerada tan especial, pero por qué no deberíamos considerarla con ninguna consideración especial hoy. (2 Reyes 18:4 es otro ejemplo de adorar algo que Dios ordenó en el pasado, pero ya no era necésario y estaba siendo abusado por el pueblo en el presente).


“Ninguno de los manuscritos bíblicos originales existe. Fueron perdidos hace siglos, y los textos que ahora están en la Biblia representan copias de copias que fueron transmitidas en una variedad de traducciones a través de muchas generaciones.” Enciclopedia de Compton


Ah, ahora ese es el problema, mi querido amigo, no hay “originales” de ninguna parte de la Biblia. Por eso todo este debate es inútil. Sin embargo, para aquellos que todavía están tercos y duro de corazón, voy a continuar. Lo que sigue es un breve resumen de los muchos volúmenes de obras que he investigado con el fin de hacer esto lo más preciso que pueda, sin embargo, mantenerlo simple y fácil de leer.


La mayoría de los manuscritos de la Biblia estaban en manos de, o bajo el control de, la Iglesia Católica (universal) desde su fundación hasta alrededor de 1947. Esto es un hecho. Esto también debe decirle algo. Debe decirle que cualquier Biblia que ha estado bajo control Católica es sospechosa. ¿Por qué? Porque, la Iglesia Católica no tiene una buena reputación para conservar las cosas en su original. Le gusta cambiar las cosas para que la “Iglesia” se parece buena. (¿Recuerdas lo que hizo a los Diez Mandamientos?) Entonces, ¿qué tiene que ver eso con la Biblia?


Siglos tras siglo los monjes, sacerdotes y escribas copiaron los manuscritos de la Biblia. Siglos tras siglo los monjes, los sacerdotes y los escribas de la iglesia enseñaron de estos manuscritos. Al enseñar y copiar, se decían a sí mismos: “Oh, esto es difícil de entender para la gente, déjenme hacerlo más claro”. Y así, el monje, el sacerdote y / o el escriba con buen intención posiblemente agregarían un comentario en el margen.


Bueno, otro monje viene y ve el “comentario” en el margen y piensa que se les pasaron por alto, entonces ahora lo copia como “escritura”. Uy, ¿ves lo que está sucediendo? Ahora estamos teniendo un montón de “escritura” agregada que no estaba allí para empezar. Se agregaban “textos” que no estaban en los originales. Eso es un problema. Veamos cómo ocurrió esto en una ilustración práctica basada en hechos históricos.


Mira 1 Juan 5:7 y 8 en la VRV y esto es lo que encontrarás: “Porque tres son los que dan testimonio en el cielo, el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno. Y tres son los que dan testimonio en la tierra, el Espíritu, el agua y la sangre: y estos tres concuerdan.”


Ahora leamos los mismos versículos en la NVI (Nueva Versión Internacional) de la Biblia: “Tres son los que dan testimonio y los tres están de acuerdo el Espíritu, el agua y la sangre.”


Guau dices, eso es una gran diferencia. ¿Está el diablo quitando textos de la Biblia? ¿Tenían los traductores de la NVI una conspiración diabólico en mente? No y no. Aquí están los datos.


Las palabras, “dan testimonio en el cielo, el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno. Y tres son los que dan testimonio en la tierra, el” no se encuentran en ningún manuscrito griego antes del siglo XVI. Hummmmmm. Tenemos un problema aquí. Hay dos soluciones que puedo ver.


1. Juan, el escritor del evangelio de Juan y las cartas del 1o, 2do, y 3ro Juan y Apocalipsis, vivió 1600 años y después dijó, “Ay, cometí un error, dejé hacia fuera esas palabras. Debo escribirlas antes de que muero o no pensarán que soy un verdadero profeta de Dios.” O


2. Alguien en el siglo XVI (1500’s d.C.) los agregó.


Bueno, ¿cuál es su voto? Ninguna persona educada creería en la primera solución. Juan no vivió 1600 años. Murió alrededor de 100 d.C. Él No escribió esas palabras “faltadas”. Por lo tanto, algún agente de la Iglesia Católica tuvo que haberlos insertado. Esa es la única explicación que puedo ver. ¿Pero por qué?


Ah, para responder a esa pregunta tenemos que volver a la historia. En el siglo III un sacerdote con el nombre de Arius comenzó a enseñar una doctrina que eventualmente llevaría a muchas guerras y mataría a cientos de miles de personas. ¿Cuál era esa doctrina? “Arianismo, doctrina propuesta por el sacerdote Arius, repudiado por la iglesia cristiana primitiva como herejía, que el Hijo es finito y creado por el Padre.” Enciclopedia de Compton. En pocas palabras, dice que Jesús es inferior al Padre.


Esta doctrina fue considerada herejía por la Iglesia Católica. A lo largo de la historia de la Iglesia Católica esa doctrina continuó apareciendo, una y otra vez. Supongo que en algún momento antes del siglo XVI, un monje con buen intención insertó las palabras: “dan testimonio en el cielo, el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno. Y tres son los que dan testimonio en la tierra, el”, con el fin de dar autoridad “escritural” a la doctrina de la Iglesia Católica que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son todos uno y que no hay diferencia entre ellos.


Muy bien, ahora está firmemente establecido en la “Escritura” de la Iglesia Católica. ¿Y que si la Iglesia tuviera que añadir algunas palabras a un texto? Es sólo para aclarar la “verdad”. Bueno, pero ¿qué pasa con todas las otras adiciones. Mira Mateo 18:11. No encontrarás ese texto en la NVI. ¿Por qué? Porque no está en los primeros manuscritos. Eso nos lleva de nuevo a nuestro pensamiento y propósito original de este estudio. ¿Qué Biblia es la correcta, y todavía podemos usar la VRV en nuestros estudios?


Primero, un poco más de historia para entender cómo conseguimos nuestra VRV. Tenga en cuenta que la Iglesia Católica gobernó la mayor parte del mundo “cristiano” hasta el siglo XVI. El protestantismo apenas estaba empezando a surgir. Estaba siendo perseguida y guerras fueron peleadas, pero no era algo importante en este momento de la historia. La Iglesia Católica todavía tenía el control de todos los documentos históricos de la Iglesia, incluyendo los manuscritos que tan gustosamente “actualizó”.


Ahora viene la reforma. La gente estaba empezando a “despertar” con respecto al hecho de que la Iglesia Católica les había estado mintiendo y manteniéndolos alejados de la Biblia y sus verdades. La Biblia había sido literalmente encadenada y mantenida lejos de las masas. Lutero tradujo la Biblia latina en alemán para que la gente común pudiera leerla y entenderla por sí misma. Pero entienda, las fuentes que Lutero usó eran todavía aquellas que habían estado bajo el control de la Iglesia Católica. Los alemanes podían leerlo, pero todavía estaba contaminado con textos “actualizados”.


En los años 1600’s Inglaterra decidió que había tenido bastante del control tiránico de la Iglesia Católica y se separó de ella. Sin embargo, tenga en cuenta que sigue siendo “católica” por naturaleza. Lo único diferente era que ahora el rey era la cabeza de la iglesia y no el papa. En lugar de que los ingleses pagaran su dinero al papa, ahora lo pagaban al rey. A él le gustaba eso. Aparte de eso, muy poco cambió. Los mismos manuscritos fueron utilizados en la iglesia inglesa que fueron usados en la iglesia católica, ninguna diferencia.


Durante 50 años antes de la VRV, la Biblia de Ginebra era LA Biblia para la gente que hablaban ingles. Fue la Biblia de Ginebra que fue utilizada por los peregrinos y fue conocida como la “Biblia protestante”, ya que era la única Biblia traída a América por los peregrinos. El VRV fue considerado corrompido por los peregrinos americanos. No fue hasta 1782 que la VRV fue imprimido por primera vez en América. Piense en ese hecho.


Al rey Santiago no le gustó algunas de las “notas marginales” que se refieren al Papa como el Anticristo en la Biblia de Ginebra. Sus traductores sacaron esas notas pero aún traducen de los manuscritos que habían estado bajo el control de la Iglesia Católica al inglés. Así como con la versión alemana de Lutero, tambien con la VRV, ambos estaban basados en manuscritos bajo el control de la Iglesia Católica.


¿Significa esto que la salvación no se puede encontrar en estas versiones? Absolutamente no. La salvación todavía se puede encontrar en ellos. Como dije al principio de esta sección, puedo enseñar el verdadero evangelio de cualquier Biblia. Sin embargo, en nuestro día moderno de información precisa, Dios tenía una maravillosa sorpresa que nos esperaba.


Puesto que Dios no podía confiar en la Iglesia Católica con los manuscritos “originales”, Él hizo algo maravilloso. Escondió a algunos de los más viejos en tarros de arcilla, en cuevas durante unos 1800 años. Los manuscritos que la Iglesia Católica, los protestantes alemanes, los protestantes suizos, los protestantes ingleses tenían eran suficientes para guiarlos a la verdad como necesitaban para su tiempo. Sin embargo, Dios iba a traer una verdad más brillante al mundo. Cuando era seguro para Dios revelar los manuscritos “más antiguos”, Él los trajo afuera al mundo. En 1947 el mundo ya no estaba bajo el control de la Iglesia Católica. Dios pudo sacar con seguridad Su tesoro escondido.


“Los primeros rollos se encontraron en 1947 en una cueva en la costa noroeste del Mar Muerto, en Jordania. Fueron encontrados por un pastor beduino cuya cuenta de los detalles del descubrimiento variaron en años posteriores. Una versión era que una cabra fugitiva brincó dentro del cueva. El pastor tiró una piedra adentro y oyó el sonido de la cerámica quebrando. Llamó a otro niño, y los dos se arrastraron dentro de la cueva. Vieron varias jarras de cerámica grandes, la mayoría rotas. De los cuellos de las jarras sobresalían rollos de cuero envueltos en tela de lino. Aunque estaban mal descompuestos, era posible ver que estaban inscritos en una extraña escritura. Había siete pergaminos.” Enciclopedia de Compton


“Para los especialistas bíblicos y para los estudiantes del antiguo judaísmo y el cristianismo, uno de los hallazgos arqueológicos más excitantes que se hayan hecho jamás fue el descubrimiento accidental de los Rollos del Mar Muerto. Este colección misceláneo de manuscritos de cuero y papiro fue llamado así porque fue encontrado en cuevas cerca del Mar Muerto.


“Los primeros manuscritos fueron descubiertos por un pastor beduino en una cueva en Khirbat Qumran en la costa noroeste del Mar Muerto en Jordania. Otras numerosas cuevas en la zona rindieron muchos más documentos en años posteriores. Algunos de los manuscritos parecen haber sido producidos por una antigua secta judía, los esenios, que florecieron hace unos 2,000 años. Algunos de los documentos más antiguos son libros, o partes de libros, de la Biblia hebrea. Los escritos datan del año 100 aC hasta 68 d.C. y fueron escritos en hebreo, arameo y griego antiguo.


“En total, alrededor de 400 manuscritos fueron encontrados. Los escritos han demostrado ser una fuente inestimable para reconstruir la historia de Palestina después del siglo IV aC y para aclarar la relación del cristianismo primitivo con las tradiciones religiosas judías.” Enciclopedia de Compton


Desde entonces, se han encontrado más documentos. Estos documentos ahora nos dan la capacidad de alcanzar atrás al pasado antiguo y ver con más claridad lo que los manuscritos “originales” deben haber parecido. La NVI fue una obra maestra de Dios. A través de la NVI, Él fue capaz de traer una Biblia que era tan precisa como cualquier traducción al inglés puede llegar en el original, y todavía ser lectura fácil para las masas. Es tan libre de prejuicios sectarios como probablemente humanamente posible.


La gente dirá: “Sí, pero omitieron los textos y los versos”. No, no dejaron nada fuera, simplemente mantuvieron alejada la corrupción que había sido insertada por la Iglesia Católica durante siglos de “actualización” y copiando. Alabemos a Dios por traer a la luz manuscritos más precisos y antiguos y por proveernos con hombres dispuestos a asumir la desalentadora tarea de traer nuestras Biblias modernas a una armonía más perfecta con los manuscritos más antiguos disponibles.


El problema real no es la pantalla de humo que Lucifer ha puesto sobre cual Biblia es la Biblia “real”, pero ¿estás obedeciendo la Biblia? No me importa qué Biblia estás leyendo. Estás escuchando a la verdad? ¿Estás obedeciendo lo que Jesús dijo para obtener la vida eterna? Desafío a cualquiera que me muestre que falten los siguientes versículos en cualquier traducción de la Biblia publicada con precisión.


1. Mateo 5:48: “Sea perfecto”.
2. Juan 5:14; 8:11: “Deja de pecar”.
3. Mateo 19:16, 17: “Obedezca los mandamientos” para “obtener” la vida eterna.


Esas son las enseñanzas y mandamientos de Jesús que debemos estar obedeciendo. Mateo 28:20 nos dice que debemos ir y enseñar a la gente cómo obedecer todo lo que Jesús nos mandó. Ese es el verdadero problema, ninguna denominación organizada lo está haciendo hoy. Se niegan a enseñar el verdadero evangelio: Sea perfecto, deja de pecar, obedece los Diez Mandamientos y el séptimo día de reposo (sábado). En cambio, todos están excitados sobre los debatables y los “asuntos discutibles”.


Para mostrarle hasta qué punto nos hemos movido alejado del concepto original de vivir la vida libre de pecado, al concepto hoy de “salvo por gracia” mientras vivimos en pecado, te llevo de regreso a Justino Mártir (d.C. 100-165? ). Declaró en su tratado que los cristianos creían que “sus esperanzas de felicidad eterna eran todas perdidas si se permitieran en cualquier pecado conocido”. Historia de la Cristiandad, página 258. Parece que hoy nos falta algo en nuestro concepto cristiano. Creo que mil novecientos años de tiempo no han sido buenos a la verdad tal como la sabían cuando Cristo la enseñó.


Volvamos a las traducciones. Tenga en cuenta que la mayoría de los “cambios” en los textos con respecto a las nuevas traducciones están casi totalmente confinados al Nuevo Testamento. Pero eso no es un problema. Pablo nos dice que el Antiguo Testamento “Las Sagradas Escrituras son capaces de hacerte sabio para la salvación por medio de la fe en Cristo Jesús. Toda la Escritura (Sólo el Antiguo Testamento a Pablo) es inspirada por Dios y es útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en justicia, para que el hombre de Dios sea perfectamente preparado para toda buena obra” 2 Timoteo 3:15-17. NO hubo un Nuevo Testamento en el tiempo de Pablo. El Nuevo Testamento, como lo conocemos hoy, no ocurrió hasta aproximadamente 300 años después de Cristo.


Así que usted ve, todo esto acerca de textos y versiones se convierte en un tema básico silenciado cuando se da cuenta de que nuestra salvación debe venir del Antiguo Testamento, no del Nuevo Testamento. El Nuevo Testamento es bueno y puede ayudarnos a entender cómo Jesús se convirtió en el “Cordero de Dios”, nuestro Sacrificio, pero si quieres la vida eterna y de estar “equipado para toda buena obra”, entonces debes hacer la mayor parte de tus estudios desde el Antiguo Testamento. Para aquellos de ustedes que afirman ser seguidores de la VRV, ese es un mandato de la VRV.


Jesús dijo lo mismo: “Si no escuchan a Moisés y a los Profetas, no se convencerán aunque alguien resucita de entre los muertos” Lucas 16:31. En resumen, Jesús está diciendo: “Tu salvación está en el Antiguo Testamento. Puedes leer todo acerca de Mi nacimiento, vida, muerte y resurrección en el Nuevo Testamento, pero no te llevará al cielo.” Sólo aquellos que obedecen el Antiguo Testamento y siguen lo que dice llegarán al cielo.


Hay otro aspecto muy importante que hay que considerar en este debate: idioma. La razón por la que hubo una reforma protestante en primer lugar fue para traducir la Biblia a la idioma común del pueblo. Lutero tradujo la Biblia a la idioma alemana. Otros tradujeron las Biblias católicas latinas al suizo, francés, español e inglés. Ninguna reforma habría tenido éxito si no fuera por la traducción de la Biblia a las idiomas comúnes del pueblo.


Así es hoy. Las Biblias modernas, como la NVI, están escritas en las idiomas comúnes del pueblo. Si la gente lo leyera y estudiara en su propio idioma común, qué transformación ocurrirá en nuestras vidas. El VRV no está escrito en la idioma común de la gente de hoy que hablan español. Jesús vino para que la lengua del cielo pudiera ser llevada al idioma de la gente de Su tiempo. “El Verbo se hizo carne e hizo su morada entre nosotros” (Juan 1:14). Tenemos que aceptar lo mismo en la NVI y en otras traducciones modernas. El diablo quiere mantenerte alejado de ellas. Siempre ha sido el diablo, y aquellos impulsados por su espíritu, que han luchado contra las nuevas traducciones que hacen que la Biblia sea más fácil de entender por la gente común.


En el siglo XVI, la misma lucha tomó lugar entre la Iglesia Católica y las nuevas traducciones. En Inglaterra, el obispo de San Asaf, Standish por nombre, dirigió los servicios y predicó: “Lejos con estas nuevas traducciones, o la religión de Jesucristo está amenazada con ruina total.” Historia de la Reforma de D’Aubigne. Hoy escucho lo mismo de fanáticos intolerantes acerca de las “nuevas traducciones”.


Y eso fue en los principios de los 1500’s, justo antes de que se escribiera la versión Reina Valera. Ese mismo espíritu está vivo hoy. He tenido gente que me denuncia con el odio y la furia de los demonios por sugerir que está “bien” leer todo menos la VRV. Su actitud es simple: prefieren que te mueras eternamente aguantando una VRV en tu mano en lugar de tener vida eterna leyendo la NVI. “Guías ciegos, que cuelan un mosquito, y tragan un camello.” Mateo 23:24 VRV. “Tercos, duros de corazón y torpes de oídos, vosotros siempre resisten al Espíritu Santo, como lo hicieron vuestros padres.” Hechos 7:51 VRV.


Me gusta lo que dijo Martín Lutero al traducir el Antiguo Testamento latino al alemán: “No debemos, como los asnos, preguntar a las letras latinas cómo debemos hablar alemán, pero debemos preguntar a las madres en sus casas, a los niños en las calles, la gente común en el mercado. . . debemos ser guiados por ellos en la traducción; entonces nos entenderán y sabrán que les estamos hablando alemán.” La Historia de la Civilización - VI: Durant.


El espíritu del diablo está vivo en todas las generaciones. ¿De qué lado está usted? ¿Estás luchando la guerra del diablo contra las traducciones, o eres cristiano en la guerra de Cristo, para usar cualquier y cada una de las traducciones como herramientas para luchar mejor la batalla contra el pecado? Este libro, inspirado, dictado y dirigido por el Espíritu Santo, está poniendo a miles de personas libres del pecado. Jesús siempre adaptó sus métodos a los que estaba enseñando. ¿Debemos nosotros, que afirmamos ser sus seguidores, hacer menos?


Algunos se han preguntado acerca de los libros Apócrifos. Para decirlo sin rodeos y simplemente, no están inspirados. No tienen lugar en la Palabra inspirada de Dios. Tienen cierto valor en un sentido histórico, pero no tienen valor en el sentido espiritual. “No hay nada de valor teológico en los libros Apócrifos que no pueda ser duplicado en la Escritura canónica, y contienen mucho que va en contra de sus enseñanzas. No obstante, este cuerpo de literatura sí proporciona una valiosa fuente de información para el estudio del periodo intertestamental (entre el Antiguo y el Nuevo Testamento).” Compton’s


En pocas palabras, no son necésarios para la salvación y no tienen nada que ofrecer de ninguna manera que pueda llevarlo a un camino más cercano con Jesús. Esa es una razón por qué las Biblias Protestantes no las incluyen.