Jesus Christ Prison Ministry

El Santuario Echado por Tierra

También había otra razón para esta purificación, o restauración del templo. En Daniel capítulo ocho versículos nueve al 13 encontramos la iglesia pagana “cristiana” mundial haciendo varias cosas.


1. Creció hasta alcanzar al ejército de los cielos.
2. Derribó algunas estrellas.
3. Las pisoteó.
4. Llegó a sentirse más importante que el jefe del ejército de los cielos (Jesucristo: Hechos 5:31)
5. Se eliminó el sacrificio diario de Jesús.
6. El lugar del santuario fue echado por tierra.
7. Se le dio el sacrificio diario.
8. Echo por tierra la verdad.

Estas cosas sucederían, dijo el “santo” hasta el final de los 2300 días. Entonces, ¿qué pasó el 22 de octubre de 1844?


Lo primero que ocurrió fue el “principio del fin”. Daniel 8:14 era la última profecía de tiempo de ser dado hasta el cierre de probación. Ya no hay más tiempo. Estamos en el “fin de los tiempos”. El juicio de investigación ha comenzado. El santuario celestial está en el proceso de siendo purificado.

“Mientras yo observaba esto, se colocaron unos tronos, y tomó asiento un venerable Anciano.” Daniel 7:9. Aquí tenemos el comienzo del juicio investigativo. Todos los que han vivido y ahora muertos, deben pasar ante el panel de revisión de Dios. “El juez se sentó y los libros fueron abiertos.” Daniel 7:10.

En 1844, la Corte del Universo estaba sentada, al igual que la Corte Suprema de los Estados Unidos que se sentó para escuchar un caso. Cada ángel de la grabación que había atendido a una persona en la tierra trajo su libro a esa corte. “De su presencia brotaba un torrente de fuego. Miles de millares le servían; centenares de miles lo atendían.” Daniel 7:10. En el hebreo, el sentido de este versículo es Uno que viene a una sala poderosa donde todos los ángeles lo habían estado esperando. Cuando entró, todos se pusieron de pie. Después de que el Uno vino a Su lugar, los ángeles entonces se sentaron y el tribunal estaba en sesión.

Ahora vamos a volver a echar un vistazo a lo que está siendo juzgado.

1. Los cristianos mundanos han crecido hasta el poder del “cielo”. Afirman que eres salvo por pertenecer y adherirse a su iglesia o organización. No es verdad. Sólo somos salvos por medio de Jesús y Sus enseñanzas: la verdad.

2. Derribar a algunas estrellas (santos) abajo es simbólico de la persecución que sucedería. Los justos son llamados santos. Pertenecemos a la familia de Dios. Las iglesias mundanas están tratando de echarnos por abajo de nuestra alta llamamiento y hacernos “pecadores” como son ellos. Tratando de mantenernos alejados del poder de Jesús que nos purifica y limpia.

3. Ella (la iglesia establecida) los pisoteó. Durante los 1260 años que la Iglesia Católica gobernó el mundo, mató a más de 75 millones de personas. La persecución volverá a surgir por las iglesias “cristianas” contra los santos de Dios que guardan Sus Diez Mandamientos. Las iglesias están demandando a otras iglesias. Pisoteando la verdad. Ellos no enseñan las enseñanzas de Jesús.

4. Las iglesias se han establecido ellos mismos como nuestro salvador. Ellos enseñan sus enseñanzas paganas como las enseñanzas para la vida eterna. Se han establecido ellos mismos en lugar de Dios y de Jesucristo, el Camino la Verdad y la Vida. Esto es ahora todas las iglesias, incluyendo las iglesias que guardan el sábado.

5. Las iglesias mundanas quitan el sacrificio diario de Jesús, haciéndolo de ningún efecto. Ellos te dicen que puedes seguir pecando, y está bien porque Jesús murió y su sangre nos cubre. ¡NO! No debes crucificar de nuevo al Hijo de Dios y someterlo a la desgracia pública. Su muerte no te salvará, ni su sangre te cubrirá si no le obedeces y dejas de pecar y ser perfecto como Él es por medio de Su poder. ¡Él murió para darnos el poder de vencer el pecado en nuestras vidas ahora mismo!

6. Las enseñanzas de las verdades del santuario han sido echados por tierra y son casi olvidadas por las iglesias mundanas. No quieren que sepan que sus pecados serán presentados en el juicio. Luchan contra las verdades de Dios para pacificarle y enseñarle “paz, paz” cuando no hay paz. ¿Has confesado todos tus pecados y rechezado de ellos? Debes. Tu nombre puede aparecer en cualquier momento ahora en la Corte del Universo. ¿Cuál será el resultado? ¿Podrás estar en la congregación de la gente justa, perfecta, sin pecado? ¿O no?

7. El sacrificio diario se le dio porque lo tomó y lo pervertió. Ya no necesitas a Jesús. Todo lo que necesitas es “hablar en lenguas” y “invocar el nombre” o ir a un adoración de “alabanza” para ser salvo. Pero eso no es lo que Jesús enseña. Debes morir diariamente a sí mismo y al pecado y vivir diariamente, la vida justa, perfecta y sin pecado de Jesús.

8. Echó la verdad al tierra y la pisoteó (v. 13). Las iglesias mundanas están enseñando el paganismo que se ha transmitido a nosotros a través de la Iglesia Católica. Tú intentas enseñar las enseñanzas de Jesús: Deja de pecar, ser perfecto, y guarda los Diez Mandamientos para “obtener” la vida eterna a las iglesias, y ellos las escupirán y pisotearán. No quieren oírlo.

En 1844 Dios comenzó a hacerlo todo bien otra vez. Llevo de regreso su santuario y abrió las “ventanas” del cielo. “Entonces se abrió el templo de Dios en el cielo, y en su templo se vio el arca de su pacto.” Apocalipsis 11:19. Dios permitió que la verdad brillará hacia fuera. La verdad que había sido pisoteada, escondida y torcida brillaba ahora brillantemente al mundo. Ahora el mundo entero sabría que el santuario no era la tierra, como fue pensado alguna vez por las iglesias mundanas, sino que está en el cielo. Ahora el mundo vería que Dios es juez y Sumo Sacerdote, no el Papa o ninguna iglesia. Dios comenzó a poner las cosas en orden.

Dios estaba purificando, consegrando de nuevo y vindicando Su santuario en el cielo y Su autoridad. Con un fuerte grito el mensaje fue dado a la tierra. Literalmente llenó el mundo entero. En los 1800’s, hubo un gran despertar religioso. El mundo entero esperaba que Jesús viniera y purificara el santuario. Sin embargo, pensaron que la tierra era el “templo” que se purificaría.

Entonces, ¿cómo trajo Dios la atención del mundo hacia Su templo y la purificación, el reconsegrando, que estaba pasando? Él envió los mensajes de los tres ángeles de Apocalipsis 14:6, 7.

Mensaje de los 3 Ángeles

“Luego vi a otro ángel que volaba en medio del cielo, y que llevaba el evangelio eterno para anunciarlo a los que viven en la tierra - a toda nación, raza, lengua y pueblo. Gritaba a gran voz: ‘Teman a Dios y dar a Él gloria, porque ha llegado la hora de su juicio. Adoren al que hizo el cielo, la tierra, el mar y los manantiales.” Apocalipsis 14:6, 7.

Los puntos principales de esta proclamación son los siguientes:

1. Él dio el evangelio eterno
2. Fue dado a todos en la tierra entera
3. Debemos temer a Dios
4. La hora de su juicio había venido
5. Adorad a Él como Creador

El primer punto es el evangelio eterno. La mayoría de las iglesias mundanas no enseñan el evangelio eterno. Ellos enseñan que el evangelio es las buenas nuevas de que Cristo siendo nacido, viviendo, muriendo y resucitiendo. ¡Guauu! Dicen, eso es buenas nuevas. Luego se van y hacen adoración de ídolos de una fiesta pagana llamada Pascua. Gritan de alegría por la resurrección de Cristo.

¡Pero eso no es el evangelio eterno! Si era “el evangelio”, no podría ser eterno. Tendría un comienzo y sería llamado el “Evangelio del Nuevo Testamento”. Sin embargo, se llama el evangelio eterno. ¿Por qué?

El evangelio eterno es de la eternidad. Las buenas nuevas siempre ha sido: “Si obedeces los Diez Mandamientos, tendrás la vida eterna”. Esa es las buenas nuevas eterna. Fue dado a Adán y Eva en el Jardín: obedecer y vivir eternamente, desobedecer y morir. Ellos quebrantaron los Diez Mandamientos y en lugar de pagar la pena inmediatamente, se les dio gracia para mantenerlos vivos físicamente para que pudieran experimentar una vez más las buenas nuevas del evangelio: que si obedecían los Diez Mandamientos podrían tener una vez más la eterna vida.

Las buenas nuevas siempre ha sido: Dejar de pecar, ser perfecto y guardar los Diez Mandamientos para tener vida eterna. El ángel vino a María y dijo: “Le pondrás por nombre Jesús, porque Él salvará a su pueblo de sus pecados” Mateo 1:21. Esa es las buenas nuevas. Ese es el evangelio. Podemos ser salvos, ahora mismo, de nuestros pecados y nunca más tener que estar atados por ellos y vivir en ellos. ¡Podemos ser liberados del pecado, ahora mismo!

Juan el Bautista fue enviado a predicar las “buenas nuevas” al mundo. Fue enviado para “renconciliar a los padres con los hijos y guiar a los desobedientes a la sabiduría de los justos. De este modo preparará un pueblo bien dispuesto para recibir al Señor”. “Al acordarse de su santo pacto (Diez Mandamientos)”. “Nos concedió que fueramos libres del temor, para que le sirviéramos con santitad y justicia vivíendo en su presencia todos nuestros días.” “Darás a conocer a su pueblo la salvación.” Lucas 1:17, 72, 74, 77.

Cuando Juan comenzó a predicar, estaba predicando un “bautismo de arrepentimiento para el perdón de pecados”. Él era un “voz de uno que grita en el desierto, ‘Preparen el camino del Señor, haganle sendas derechas.’” El enseñó al pueblo que “Produzcan frutos (obras) que demuestren arrepentimiento”. Lucas 3:3, 4, 8.

Cuando Jesús envió a sus discípulos a enseñar el evangelio, ellos no salieron enseñando el nacimiento, la vida, la muerte y la resurrección de Jesús. Una mitad de eso aún no se había logrado. No, salieron enseñando a la gente que debían dejar de pecar, y preparar sus vidas para el reino de Dios que había venido a ellos.

De hecho, Jesús nunca enseñó a Sus discípulos acerca de su muerte hasta unos tres meses antes de morir. Y cuando Él les enseñó, Él siempre “tomó aparte a los doce”. Lucas 18:31. Nunca se les dijo en público. Y aun después de decirle a Sus discípulos acerca de Su muerte y resurrección, “ellos no entendían lo que quería decir.” Mateo 9:32. ¿Cómo podrían enseñar lo que no creían?

¿Por qué no es la resurrección de Cristo las “Buenas Nuevas”? Porque no hace ninguna diferencia para nuestra salvación. ¿Sabías que no es la resurrección que era importante, sino la muerte que era lo más importante? Fue la muerte de Cristo que pagó la pena por el pecado, no la resurrección. Si Jesús nunca se hubiera levantado de la tumba, nosotros todavía tendríamos vida eterna. Él estaba dispuesto a dar su vida, eternamente, para que tengamos vida eterna. Su resurrección no fue importante para nuestra resurrección. Su resurrección fue sólo el resultado de Su vida justa, obediente y perfecta. Eso es todo. Lo mismo para nosotros. Si vivimos Su vida justa, obediente y perfecta, también nosotros seremos resucitados. Sin embargo, mire que confundidos nos hemos llegados de ser en nuestra enseñanza y pensamiento.

Recuerde, Jesús representó al cordero. El cordero fue asesinado. El cordero no se levantó a la vida después de ser matado. Es la muerte de Cristo que paga la pena por nuestros pecados pasados. No hay nada en todo el simbolismo del templo que represente la resurrección de Cristo. Y sin embargo, eso es todo lo que escuchamos hoy es la resurrección y los “beneficios” de la resurrección de Cristo. Pero cuán pocos están comprendiendo Su muerte.

En la última cena, Jesús nunca mencionó Su resurrección. Él les dio el símbolo y el memorial de Su muerte. Sin embargo, casi hemos olvidado Su muerte. No queremos que nos recuerden que también debemos morir a nosotros mismos. En cambio, queremos tener la gloria de la resurrección sin el dolor y el sufrimiento del sacrificio. Queremos el mundo y la vida eterna. ¡No se puede hacer!

Entonces, ¿de dónde recogimos este ritual de la idolatría de Pascua y la resurrección? Simple, si sabes tu historia. Comencemos con la Biblia. En Ezequiel 8:14, 15 leemos: “Luego (Jesús) me llevó a la entrada del templo del señor, a la puerta que da hacia el norte. Allí estaban mujeres sentadas, que lloraban por el dios Tamuz. Entonces Dios me dijo: ¿Ves esto, hijo de hombre? Pues aún las verás cometer mayores detestables.”

¿Qué era “detestable”? ¡La adoración de Tamuz! El llanto era una forma de adoración para Tamuz. Dios lo detestaba. ¿Por qué? Para esa respuesta, vamos a los libros de historia.

“Otro mito prevaleciente de las sociedades pastorales, a menudo representado como drama sagrado, fue la búsqueda de la diosa de la tierra por su amante, hermano o niño perdido que ha sido asesinado o ha desaparecido de la Tierra. Simbolizando la muerte y el retorno de la vegetación y la vida (resurrección), este mito fue registrado lo más temprano en 3000 aC en el culto babilónico de ISTAR (Innina) y Tamuz ...”. La Enciclopedia de Compton

“El culto de Tamuz, bajo el nombre semiótico occidental de Adonai (mi Señor) y el equivalente griego Adonis, estaba muy extendido en todo el mundo mediterráneo. Según a la mitología aún existente, Tamuz murió, descendió al mundo de abajo, fue resucitado, y ascendió de nuevo a la tierra y luego al cielo. Durante su ausencia la tierra permaneció estéril y los rebaños fueron saqueados. Debido a su intimo asociación con el esfera de la naturaleza, los campos y los animales, fue llamado “el pastor”. Enciclopedia Collier

¿Lo ves? ¿Estás recibiendo el significado? La razón por la que Dios no quiere que tengamos nada que ver con la Pascua es porque es una fiesta pagana que data tan lejos atrás como 3000 años antes de Cristo. Él no quería ningún mezclar de la justicia con la maldad. Por eso no debemos “celebrar” Su resurrección.

“Según al Beda el Venerable, el nombre de Pascua se deriva del festival de primavera pagano de la diosa anglosajona Eostre, y muchas costumbres populares asociadas con la Pascua (por ejemplo, los huevos de Pascua) son de origen pagano.” Enciclopedia de Compton.

“Las costumbres populares de Pascua han incluido la ‘risa de Pascua’, en la que la congregación fueron inducidos a risas por el pastor contando cuentos divertidos que contenían una lección moral; juegos jugados con huevos decorados, ... y representaciones dramáticas de la Resurrección.” Enciclopedia de Collier

Fue la Iglesia Católica la que adoptó el ritual pagano de la Pascua. Los protestantes la han adoptado de los católicos. Ahora puedes entender qué estúpido es para los protestantes hablar contra los católicos, cuando los protestantes enseñan y practican casi todas las doctrinas paganas que la Iglesia Católica enseña. No hay diferencia entre un católico de hoy y un protestante de hoy. Ambos están observando rituales paganos.

¿Alabamos a Dios por la resurrección de Cristo? ¡SÍ! Gracias a Dios por haberle levantado de entre los muertos. Pero Su resurrección no tiene nada que ver con tu salvación eterna a menos que vivas como Él vivió. Sólo aquellos que siguen a Jesús en la muerte de sus viejas naturalezas y se pongan la nueva creación de Cristo seguirán a Cristo en Su resurrección.

El segundo punto es que esta Buenas Nuevas, que Dios está esperando que Su iglesia proclame, debe ser enseñada a todo el mundo. Fue enseñado brevemente entre 1844 y 1900, pero luego se perdió. Cuando este evangelio: Deja de pecar, ser perfecto y guarda los Diez Mandamientos para obtener tu vida eterna, se da a cada nación, tribu, lengua y pueblo, entonces Jesús vendrá.

El tercer punto es temer a Dios. Él merece nuestro respeto y temor. Él tiene en Sus manos nuestro destino eterno. Si no le temes, no le obedecerás. El mundo ha tratado de minimizar ese miedo. Ellos enseñan que Él es sólo un buen compañero de bebida y un buen hombre normal que podemos dar una palmada en la espalda y tener una buena risa con. Que Él es un Dios de “amor” y no necesitamos tener miedo de Él o temerle. Qué triste. Además, sus vidas revelan esa actitud. Siguen pecando.

El cuarto punto es el por qué. ¿Por qué debemos aceptar este evangelio eterno, temer a Dios y dejar de pecar? ¡Porque el juicio ha comenzado! En 1844, el juicio investigativo comenzó. Comenzando con Adán y Eva, sus libros fueron abiertos y sus vidas fueron comparadas con el estándar de justicia, los Diez Mandamientos. Si se humillaban a sí mismos y aceptaban el poder del Mesías en sus vidas, por guardando perfectamente los Diez Mandamientos, entonces sus pecados serían borrados de sus libros y sus nombres registrados en el Libro de Vida. Si no hubieran dejado de pecar, entonces sus pecados no podrían ser borrados y tendrían que pagar la pena por sus pecados. Pronto Él estará en tu libro.

El quinto punto es que Dios merece nuestra adoración. Debemos estar enseñando a la gente cómo servir a Dios. Jesús dijo, antes de que Él se fue al cielo para ser nuestro Sumo Sacerdote, enséñales “a obedecer todo lo que te he mandado.” Mateo 28:20. ¿Pero es eso lo que estamos haciendo? ¡No! Estamos enseñando el paganismo y las enseñanzas y tradiciones mundanas, hechas por el hombre.

Notar que este quinto punto nos dice Quién es este Dios que debemos adorar. Él es el Creador del cielo, la tierra, el mar y las fuentes de agua. Este es un paralelo exacto del 4to Mandamiento de los Diez Mandamientos. Debemos regresar al Dios que no sólo creó el mundo, sino también el día de reposo. Debemos enseñar a la gente a guardar el séptimo día (sábado) de reposo. El mundo enseña la tradición pagana del primer día (domingo) de reposo. Pero ese día es la falsificación del diablo al día de reposo de Dios.

Ahora puedes entender el significado del mensaje de este ángel. Es fuerte. Es a todo el mundo. Es muy importante. Cada alma debe tomar una decisión. Cada alma debe decidir adorar al Dios del Sábado, séptimo día de reposo o el dios del primer día, el domingo. Uno te dará vida eterna, la otra muerte eterna.

La hora de su juicio ha llegado. El tribunal ha sido establecido. Los libros están siendo abiertos. ¿Qué revelará tu libro? ¿Está tu vida lista para ser revisada por Dios y los santos ángeles?

Este mensaje fue comenzado en 1844, al final de los 2300 días que comenzaron en 457 AC. En 1798 la profecía del tiempo de Daniel 7:25 llegó a un fin. El mundo estaba comenzando a experimentar un gran renacimiento religioso. Pero en la década de 1880 la mayor parte del fervor de las iglesias había desaparecido. Se habían empapado en la tradición y estaban, y no están dispuestos a aceptar las verdades como enseñado por Jesús.

Alrededor de 1960, el segundo ángel “siguía que gritaba, ‘¡Ya cayó! Ya cayó la gran Babilonia, la que hizo que todas las naciones bebieran el excitante vino de su adulterio.’” Apocalipsis 14:8.

Fue a principios de 1960 que el humanismo comenzó a ser enseñado en las escuelas e iglesias. “El humanismo, una perspectiva educativa y filosófica que enfatiza el valor personal del individuo y la importancia central de los valores humanos en oposición a la creencia religiosa, se desarrolló en Europa durante el RENACIMIENTO, influenciado por el estudio de la literatura y la filosofía griega y latina. El humanismo comenzó así como un programa educativo llamado las humanidades, que inculcaban aquellos valores seculares antiguos que eran consistentes con las enseñanzas cristianas. Los humanistas del Renacimiento eran a menudo cristianos devotos, pero promovían valores seculares y un amor a la antigüedad pagana.” Grolier

“En el siglo XVIII, la palabra humanismo había llegado de ser identificado con una actitud puramente secular, una que a menudo rechazaba completamente el cristianismo. En el siglo XX el término ha adquirido una serie de significados diferentes, a menudo conflictivos. En las obras del filósofo pragmático Ferdinand Schiller (1864-1937) se ve el humanismo como la comprensión filosófica que se deriva de la actividad humana. Irving BABBITT usó la palabra para describir un programa de reacción contra el romanticismo y el naturalismo en la literatura. Jean Paul SARTRE desarrolló un humanismo científico predicando el valor humano basado en la teoría marxista, y el católico romano Jacques MARITAIN trató de formular un nuevo humanismo cristiano basado en la filosofía de Thomas AQUINAS. La Asociación Humanista Americana, que surgió del movimiento unitario, sostiene que los seres humanos pueden satisfacer necesidades religiosas del interior, descartando el concepto de Dios como inconsistente con el pensamiento avanzado y la libertad humana.” Grolier

Dios le dice a esta iglesia: “Conozco tus obras, sé que no eres ni frío ni caliente. ¡Ojalá fueras lo uno o lo otro! Por tanto, como no eres ni frío ni caliente, sino tibio, estoy por vomitarte de mi boca. Dices: ‘Soy rico; me he enriquecido y no me hace falta nada”; pero no te das cuenta de que el infeliz y miserable, el pobre, ciego y desnudo eres tú.’” Apocalipsis 3:15, 16. Todas las iglesias cristianas han apostatado.

A partir de ahora el tercer ángel está empezando a sonar.

“Los seguía un tercer ángel que clamaba a grandes voces: ‘Si alguien adora a la bestia y a su imagen, y se deja poner en la frente o en la mano la marca de la bestia, él también beberá del vino de la furia de Dios, que en la copa de su ira está puro, no diluido. Será atormentado con fuego y azufre, en presencia de los santos ángeles y del Cordero ... No habrá descanso ni de día ni de noche para el que adore a la bestia y a su imagen, ni para quien se deje poner la marca de su nombre.’” Apocalipsis 14:9-11.

Como ya hemos aprendido, la marca de la bestia es el adoración dominical y la aceptación de las enseñanzas de las iglesias mundanas modernas, tales como “salvos por gracia”. Los que voluntariamente guardan el domingo en lugar del sábado, y que han aceptado las tradiciones mundanas, paganas tienen la marca de la bestia.

¿Quiénes son los verdaderos santos de Dios? “¡En esto consiste la perseverancia de los santos, los cuales obedecen los mandamientos de Dios y se mantienen fieles a Jesús!” Apocalipsis 14:12. Los que guardan los mandamientos de Dios son santos. Los que no lo hacen son adoradores de bestia. Esto no significa simplemente guardando uno o dos de ellos, como el sábado como el día de reposo. Significa vivirlas perfectamente, sin romper una de ellas.

El Día del Perdón fue un obra en miniatura del fin de tiempo. Cuando el pueblo salió del campamento, el mundo y sus asociaciones con los paganos, para reunirse y confesar sus pecados, así debemos hacer lo mismo. Debemos salir de las iglesias mundanas que guardan el domingo pagano y enseñan el concepto pagano de gracia. “Luego oí otra voz del cielo que decía: ‘Salgan de ella, pueblo mío, para que no sean cómplices de sus pecados, ni los alcance ninguna de sus plagas.’” Apocalipsis 18:4.

“¡Huyan de Babilonia! ¡Sálvese quien pueda! No perezcan por causa de su iniquidad. Porque ha llegado la hora de que el Señor toma venganza; ¡él le dará su merecido!” “¡Huye de ella, pueblo mío! ¡Salvese quien pueda de mi ardiente ira!” Jeremías 51:6, 45.

Ahora es hora de salir de todas las iglesias. Ninguno está enseñando la verdad. Cualquier denominación, iglesia, ministro o sacerdote que enseña que somos salvos eternamente por gracia no está enseñando verdad. Ellos han aceptado las enseñanzas paganas, humanistas, de salvos por gracia y tradición. La iglesia se ha convertido de ser su salvador. Muchos “aman” a su iglesia y su “profeta”, pero como los judíos que amaban a su iglesia y a sus profetas, ellos odian a Dios y se niegan a escuchar a aquellos de nosotros que Él está enviando para despertarlos. Es hora de salir. No para comenzar una nueva iglesia, sino para vivir rectamente y perfectamente. Debemos preparar nuestras vidas para encajar en el reino celestial. Debemos empezar a lavar nuestras vestiduras y purificar a nosotros mismos para que podamos estar de pie en la vista de un Dios perfecto, perfectamente.

Ese fue el mensaje simbólico del templo y el Día del Perdón. La gente pasaron unos días antes del Día del Perdón lavando sus ropas y preparando sus mentes y corazones para encontrarse con su Dios. ¿Estás preparando tu mente y tu corazón para encontrarse con el Dios de la Biblia y del día de reposo del séptimo día (sábado)?