Jesus Christ Prison Ministry

Control

Como se dijo anteriormente, las iglesias fueron establecidas con el único propósito de controlar el pensamiento y las acciones de sus miembros. El control es algo muy humano. ¿Por qué? Porque nuestra humanidad está controlada por Lucifer. En ningún momento de la historia ningún “cristiano” ha estado en control de otra cosa solo de sí mismo. Por qué, porque “los cristianos” no pueden controlar. Es contra la naturaleza de Dios controlar. Dios es amor. El amor debe darle el derecho de decir “Sí” y el derecho de decir “No”.

Justo al principio vemos esto. Dios era un cristiano y no podía controlar a Adán y Eva para obedecerlo. Él les dio su elección. Adán y Eva se convirtieron en cristianos y se negaron a controlar a Caín. Caín se negó a ser cristiano y trató de controlar a Abel. Cuando no pudo, lo mató. Noé era un cristiano. No controlaba a ninguna persona. A ninguna persona “hizo” entrar en el Arca. Simplemente le dio a la gente la opción. Sólo siete personas eligieron unirse a él.


Mira, es Lucifer el que quiere controlar a la gente. Puesto que él odia a Dios, y todo lo que Dios representa, él odia la libertad. Quiere ser un dios. Él quiere ser adorado así como Dios es adorado. Pero porque nadie adoraría a Lucifer voluntariamente, él debe recurrir al control, a la fuerza, a las mentiras, a la manipulación y el sigilo. Aquellos bajo su control reflejan su carácter de control. Aquellos bajo la influencia de Jesús reflejan Su carácter amoroso.


Este concepto nos permite mirar a las gentes, naciones y organizaciones y ver bajo qué influencia están. Hitler quería controlar. Cuando Él no pudo hacer que la gente lo adorara, los mató.


Lutero era un hombre de Dios. Cuando se separó de la Iglesia Católica se negó a tener algo que ver con el control. Incluso cuando sus amigos “protestantes” querían ir a la guerra contra los católicos, Lutero se negó a bendecir sus acciones. Lutero era para la educación, no para la fuerza. Es el Espíritu de Dios el que debe regar la semilla, no las armas de la guerra.


Por otro lado, la Iglesia Católica era por la fuerza. Durante siglos había escondieron la Biblia y negaron a la gente el derecho a leerla. La Iglesia Católica reclamó el derecho de controlar a cada persona, organización y gobierno en la tierra. Igual a Lucifer, quiso ser, y actuó como, “dios”. Aquellos que se negaron a someterse a su control fueron quemados vivos en la hoguera, asados lentamente sobre un fuego hasta que murieron, fueron estirados hasta que sus partes del cuerpo cedieron el paso, fueron serrados aparte, atados y arrojados en cuerpos de agua profundos y muchos otros actos satánicos de control . Ninguno para la “gloria” de Dios, sino para el poder del hombre, la iglesia y Lucifer.


Desde entonces, otras naciones han aprendido bien de la Iglesia Católica. El comunismo, el hitlerismo, Pol Pot, Ruanda, los serbios, Al-Qaeda y los musulmanes militantes y el derecho religioso han tomado todo el ejemplo de la Iglesia Católica sobre cómo aniquilar y torturar a aquellos a quienes no les caeron bien pero quieren controlar.


En los siglos XIX, XX y XXI, las religiones comenzaron a tomar su ejemplo de la Iglesia Católica. Mira las guerras entre los musulmanes y los Israelitas, etc. El concepto es el mismo. La única barrera que impide que la mayoría de las religiones cometan los mismos horribles y detestables actos son las leyes de la tierra. Sin embargo, en muchos países del mundo de hoy, el estado y la Iglesia Católica están trabajando juntos para continuar sus actos malvados contra aquellos que se niegan a honrar al hombre en lugar de a Dios. Donde el estado es controlado por el Islam, estan pasando las mismas atrocidades.


Una ilustración del poder de la iglesia para destruir es la actitud que tiene contra los que proporcionan servicios de aborto. La actitud e influencia de la iglesia es lo que ha motivado a otros a matar a los médicos, enfermeras y destruir las clínicas. Mire la misma actitud dirigida contra los homosexuales. Es la actitud de la iglesia que ha dado lugar a aquellos que odian, lastiman y matan a los que son homosexuales.


No estoy defendiendo el aborto o la homosexualidad. Sin embargo, debo amar y educar, no forzar y matar. Toda fuerza y matanza por causa de la conciencia es del diablo, no importa cuál sea la causa. La Teocracia de Dios terminó con la nación judía. El albedrío sigue siendo la gracia de Dios. Debemos amar y dejar que Dios sea el que lleve a cabo cualquier ejecución. Puede ser que no apruebe lo que hace otra persona, pero eso no le da el derecho de lastimar a ellos de ninguna manera, por causa de la conciencia.


No es un salto lejano de pasar de matar a los homosexuales y a los que proporcionan servicios de aborto, a matar a los que guardan el sábado del séptimo día en lugar del primero día sabático del diablo. “Él (los Estados Unidos de América) recibió el poder de darle aliento a la imagen (adoración de domingo) de la primera bestia (Iglesia Católica), para que (Estados Unidos) hablara y mandara matar a quienes no adoraran la imagen.” Apocalipsis 13:15.


Incluso en los estados de estos Estados Unidos hay prisiones y sistemas de cárcel que están bajo el concepto demoníaco de control. Muchos se niegan a permitir la libertad de religión. Este ministerio ha tenido que ir ante la Corte Federal para permitir a los presos el derecho a este libro.


Este concepto de control se enseña en nuestros hogares. Padres y madres, incluso los niños son enseñados y alentados a “estar en control” de los demás. Toda la sociedad en el mundo de hoy está tan involucrada en controlar que ni siquiera lo reconocemos por el mal que es. Incluso la “publicidad” ya no es una educación suave, sino una guerra total para controlarte a ti y tus pensamientos. Todo lo que hacemos, desde nuestra educación hasta el coche que compramos, hasta la casa en que vivimos, la ropa que llevamos puesta y los alimentos que comemos son expresiones de nuestro control sobre los demás.


Sin embargo, escucha lo que un verdadero cristiano estaría pensando. “Mejor un hombre paciente que un guerrero, un hombre que controla su temperamento que uno que toma una ciudad.” Proverbios 16:32. No debemos controlar a los demás, sino aprender cómo controlarnos a nosotros mismos. Eso es muy difícil. Hay padres y madres que gritan y golpean a sus hijos, tratando de controlarlos, pero son incapaces de controlar incluso la cantidad de alimentos que ponen en su propia boca. En primer lugar controlar su propio peso, actitud, ira, odio y actitud imperdonable, entonces usted será capaz de dar el ejemplo en el entrenamiento de los niños en la forma en que deben ir. Proverbios 22:6.


Otro ejemplo de control por parte de los gobiernos es el discurso político correcto, conocido como P.C. No se le permite decir esto o eso sobre alguien o algo por temor a herir los sentimientos de alguien. Cuando intenté introducir estos libros en el sistema carcelario canadiense, los libros primero debían presentarse ante un comité. Debido a que los libros enseñaron la verdad, el comité se negó a permitirles entrar porque el libro señalaba la hipocresía de las iglesias y las personas que no quieren que se hable la verdad. Usted verá más y más de esto que se promulga en todo el mundo.


Recuerda, era y es el dragón el que “se enfureció contra la mujer y se fue a hacer guerra contra el resto de sus descendientes, los cuales obedecen los mandamientos de Dios y se mantienen fieles al testimonio de Jesús.” Apocalipsis 12:17. Si su iglesia, ministro, denominación, organización o entidad gubernamental está haciendo guerra contra aquellos que están silenciosamente y fervientemente obedeciendo los mandamientos de Dios, incluyendo el séptimo día (sábado) de reposo, usted sabe inmediatamente quién está detrás de ellos. Ese viejo dragón, el diablo.


Usted puede pensar que el “control” va a tener un aspecto malo, cruel o siniestro. De ningún modo. La mayor parte del “control” que se está llevando a cabo hoy es muy sutil y bajo el disfraz de “bueno”. Echemos un vistazo a la maldad y veamos cómo se puede expresarse. Probablemente tengas esta opinión del diablo como un tipo de animal salvaje, que siempre está tratando de hacerte daño. Pero eso es lo que el diablo quiere que usted crea. Esa no es la verdad. Él es un ángel que ha caído, pero sigue siendo un ángel de luz.


Por cierto, esta cosa sobre el “amor” es exagerada. Tendemos a juzgar las cosas por nuestra propia experiencia, por lo que queremos, no por la verdad. ¿Cómo crees que Lucifer obtuvo 1/3 de los ángeles para seguirlo? ¿Los obligó? No, Dios no lo habría permitido. ¿Cómo lo hizo? Por “amor”, “bondad” y “sentimientos”. Justo las mismas cosas que ves en las iglesias de hoy. El único problema es que, el “amor”, la “bondad” y los “sentimientos” que enseña no son de Dios. En vez de esas emociones acercadonos a la obediencia, están usadas para que alejarnos más lejos de la obediencia a Dios. Eso es lo que Lucifer usó en el cielo. El amor que Lucifer usó sobre los ángeles es el mismo amor que está usando en las iglesias de hoy. Es un amor egoísta. Es un amor basado en lo que debes hacer por mí.


Recuerde, él no obligó a los ángeles a seguirlo, no podía. Pero él podía acercarse a ellos y sonreír, rodearlos con sus brazos y decir: “Te amo. Es mi más alto deseo verlos libres de estos Diez Mandamientos que nos están causando tantos problemas. Todos somos justos. Somos perfectos. Tenemos vida eterna y somos salvos, no podemos caer ni pecar. ¿Para qué necesitamos estos? Podemos adorar a Dios en cualquier día de la semana. ¿Por qué necesitamos este mandamiento que nos dice que debemos guardar el séptimo día sagrado? Debemos consegrar todos los días. Veamos si podemos iluminar a Dios y lograr para que Él acabe con estos Diez Mandamientos absurdos. Somos ángeles, no necesitamos estas reglas, somos libres.”


Recuerde, el nombre de Lucifer significa: Lucifer = ‘portador de la luz’, ‘luminoso, estrella de la mañana, Lucifer’. (Concordancia de Strong)


“Portador de la luz”. Sí, estaba en la presencia de Dios y llevaba la “luz”, los mensajes, de Dios a todos los ángeles. Por eso los ángeles confiaron en él. Él vino del trono de Dios con los mensajes de Dios.


Bueno, ¿qué te dicen tus ministros? ¿No te dicen que son los “mensajeros de Dios?” ¿No te dicen que “confíe” en ellos? ¿No afirman ser los “portadores de la luz” de Dios trayendo a ti el mensaje de Dios?


Si no están enseñando las enseñanzas de Jesús: dejen de pecar, sean perfectos y guarden los Diez Mandamientos, incluyendo el séptimo día (sábado) de reposo santo, para ganar su vida eterna, no son de Dios. 2 Juan 1: 9. No te están trayendo el mensaje del trono de Dios. “Porque Satanás mismo se disfraza de ángel de luz. Por eso no es de sorprenderse, que sus servidores se disfracen de servidores de la justicia.” 2 Corintios 11:14, 15.


Entonces, ¿el mensaje de su púlpito, ministro, pastor, sacerdote o denominación te parece similar? La misma actitud astuta, “cariñosa”, “amable” y la actitud emocional de “sentirse bien” está siendo usada en nuestras iglesias hoy en día. Así es como Lucifer hizo que 1/3 de los ángeles caeran con él. A través del “amor”. Eso es lo que se oye hoy en las iglesias: “Todo lo que necesitamos es amor”. No mi amigo, todo lo que necesitas es obediencia. Eso es lo que demuestra tu amor. Sin obediencia, no tienes “amor”. Tu elección. Puedes seguir a Lucifer o Jesús. Ambos enseñan “amor”, sin embargo, ambos “amores” van en dos direcciones diferentes. El “amor” de Lucifer y las iglesias de este mundo te llevará a la muerte eterna. El “amor” de Jesús te llevará al pie de la cruz en obediencia humilde a Su Ley de Amor. Te llevará a la obediencia a Jesús. “El que tiene mis mandamientos y los obedece, él es el que me ama.” Juan 14:21. El que no me ama no guarda mis palabras. Juan 14:24.