TEOLOGÍA

Antes y Después
Lavado de Cerebro
Fe
Situación de La Vida Real
Fe y Dios
Jesús como Hijo
Prueba de la Biblia
Bondad
Conocimiento
Plan de Salvación
Antiguo Pacto
Lugar Santísimo
Atrio Exterior
Lugar Santo
Nuevo Pacto
Primer y Más Grande Mandamiento
Dominio Propio
Perseverancia
Piedad
Bondad Fraternal
Amor
Aumento de Medida
Conocimiento II
Gracia
• Un Historia de Gracia
Obras
Jesús nuestro Salvador
Romanos Siete
Romanos 3
Falsos Profetas
Almas y Muerte
Oración
El Sábado
Maldad
Rectitud
Prueba de Discipulado

 

 

Obras

¡Obrar! Que palabra sucia. La iglesia “Cristiana” moderna es tan rápida para seguir la moda de “salvos por gracia” que se niegan totalmente a revisar las letras minúsculas. Como ya se ha dicho, la gracia sólo nos mantenga vivos físicamente para que podemos aprender fe. La Gracia no nos salva eternamente. Fe te salvará eternamente; pero no sin obras. “Así también la fe por sí sola, si no tiene obras (acción), está muerta.” Santiago 2:17

Obras está en la Biblia. ¡Permitanos sacarla y enfrentarlo de frente. Algunos de los términos que se utilizan en lugar de la palabra “obras”, pero que significan lo mismo son: actos, acción, haciendo, hace, camina, obedecer, obediencia, etcetera. Obra es una parte integral de la vida cristiana y la salvación.

Empecemos con las palabras y enseñanzas de Cristo. “No todo el que Me dice, ‘Señor, Señor’, entrará en el Reino de los cielos, sino sólo el que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo.” Mateo 7:21. Hay sólo dos tipos de gente en el mundo: los obreros de justicia y obreros de maldad. “Muchos me dirán en aquel día: ‘Señor, Señor, ¿no profetizamos en Tu nombre, y en tu nombre espulsamos demonios y hicimos muchos milagros?’ Entonces les diré claramente, ‘Nunca los conocí. ¡Aléjense de mí, hacedores de maldad!’” Mateo 7:22, 23.

La siguiente pregunta obvia es, “¿Y qué sobre siendo un legalista con todas estas obras? No sería yo como los fariseos?” ¡No! La diferencia es “qué” obras estás haciendo. Si estás haciendo sus propias obras, sí. Si estás haciendo las obras de Dios, no. Los fariseos estaban haciendo sus propias obras. Jesús ya les dijo a ellos y nosotros, en Marcos 7:6-9 que ellos no estaban haciendo Sus obras sino su propio. Escucha a Jesús. “Tenía razon Isaías cuando profetizó acerca de ustedes hipócritas, según está escrito: ‘Este pueblo Me honra con los labios, pero su corazon está lejos de mí. Me adoran en vano; sus enseñanzas no son sino reglas enseñadas por hombres.’ Ustedes han desechado los mandamientos de Dios y están aferrándose a las tradiciones humanas... Tienes una excelente manera de dejando a un lado los mandamientos de Dios para mantener sus propias tradiciones!”

Ahora acerca del legalismo: Jesús era un legalista! Escucharlo hablar y oír que legalista era. “El hombre no vive sólo de pan, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”. Mateo 4:4. De toda palabra que sale de Dios, no sólo algunos, toda palabra. El diccionario define el legalismo como “estricta, literal o conformidad excesiva a la ley o a un código religioso o moral.”

Excesivo fue cómo los fariseos obedecieron a su iglesia. Estricto y literal fue cómo Jesús obedeció toda palabra que sale de Dios. “¡Ay de ustedes maestros de la ley y fariseos, ¡hipócritas! Dan la décima parte de sus especias, la menta, el anís y el comino. Pero han descuidado los asuntos más importantes de la ley, tales como la justicia, la misericordia y la fidelidad. Debían haber practicado esto, sin descuidar aquello.” Mateo 23:23. Debían haber practicado esto... sin descuidar aquello. Hablar de un legalista. Jesús fue el epítome de los legalistas.

Ves, sin legalismo no puedes entrar en el Reino de los cielos. Sólo aquellos que por fe son obedientes a los mandamientos de Dios, como Jesús era, pueden entrar en el Reino. Ahora entiendes por qué son sólo unos pocos que van salvarse. (Lucas 13:23). La gente quieren salvarse por su propio (sí mismo) manera, pero hay sólo Uno camino al cielo.

Jesús declaró enfáticamente, “pero el mundo tiene que saber que amo al Padre, y que hago (obra) exactamente lo que él me ha ordenado que haga.” Juan 14:31. “Yo no he hablado por mi propia cuenta; el Padre que Me envió Me ordenó qué decir y cómo decirlo.” Juan 12:49.

“Qué decir y cómo decirlo”. ¿Excesiva, estricta, literal? Jesús quiere hacerle muy claro que cualquier variación no será tolerada. él dice a usted y a mí, “Vengan, siganme.” Debemos vivir la vida estricta y legalista de Jesús. Cuando alguien me llama un legalista, lo agradezco a esa persona y les recuerde que Jesús es mi ejemplo. Quiero ser como Jesús. ¿No quieres tú?

Un hombre rico vino a Jesús un día y preguntó que necesitaba hacer (obrar) para llegar al cielo. Jesús no corrigió su concepto de obrar al cielo. Simplemente le dijo qué obra era aceptable. Jesús dijo, “Si quieres entrar en la vida, obedece (obrar) los mandamientos.” Mateo 19:17. Siendo un buen judío, se dio cuenta de lo que Jesús estaba hablando pero quería parecer como él era astuto e inteligente. Él preguntó a Jesús, “¿Cuáles?”.

Jesús no entró en una argumento con él. Él no le dijó acerca de las leyes ceremoniales, días de fiesta, rituales del templo, las leyes de la salud o las leyes civiles porque nunca eran importantes para la salvación. Serían abolidas en la cruz. Jesús sólo le dijo la verdad por citar algunos de los Diez Mandamientos. “No mates, no cometas adulterio, no robes, no presentes falso testimonio, honra a tu padre y a tu madre y ama a tu prójimo como a ti mismo.”

El hombre sacó su pecho y quería asegurarse que todos estaban escuchando antes de hablar. “Todos ésos los he cumplido” dijo el joven. “¿Qué más me falta?” Jesús respondió: “Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes y dáselo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo. Luego ven y sígueme.” Para muchas personas de la iglesia “Cristiana” moderna, toman esto para mostrar que Jesús reconoció que el cumpliendo de los Diez Mandamientos no es todo lo que tenía que hacer. Ellos declaran que después de dar los Diez Mandamientos él entonces siguió para mostrar algo más era necésario para llegar al cielo. Si este fuera el caso Jesús sería un mentiroso. él declaró que todo lo que tuvimos que hacer era cumplir los mandamientos. ¿Agregaría más Él que nos enseñó a añadir o quitar nada más a los mandamientos? “Sin añadir ni quitar nada.” Deuteronomio 12:32. ¡No! Entonces echemos un vistazo más cerca a esto.

Lo primero que notamos es que Jesús sólo le dio cinco de los últimos seis de los Diez Mandamientos. Después de dar las cinco, se detuvo y dejó el joven responder neciamente. Entonces Jesús dio el sexto mandamiento en una parábola de acción (obra), “Anda, vende lo que tienes”. Vea, el décimo mandamiento es, “No codicies...”. El joven pensó que había estado cumpliendo los Diez Mandamientos. Pero en realidad él había estado quebrantandolos. Había codicíando su riqueza. Riqueza que Dios le había dado para compartir con los pobres. Jesús mostró al joven que no amaba Dios ni su prójimo como a sí mismo. Quebrantó los Diez Mandamientos y como tal, no pudo entrar al cielo.

Hay aquellos que contesta que es imposible cumplir los Diez Mandamientos. Estaría diciendo que Dios es injusto por darles a nosotros si supiera que no podíamos cumplirlos. Pero eso no es cierto. Jesús dijo, “Para los hombres es imposible, mas para Dios todo es posible”. Mateo 19:26. Jesús es un Dios justo. Sólo puede hacer lo que es justo. Nunca pediría nosotros a hacer lo que sería imposible.

Sí, estimado amigo, todo es posible con Dios. Incluso cumpliendo perfectamente los Diez Mandamientos. Juan nos dice: “En esto consiste el amor a Dios: en que obedezcamos sus mandamientos. Y sus mandamientos no son difíciles de cumplir.” 1 Juan 5:3. ¿No es tiempo para que lees los Diez Mandamientos y comencies a obedecerlos exactamente como Dios le ha pedido? Él le dará el poder si reconoces que él es Dios y que debes obedecerle.

La promesa está allí. “Si realmente escuchas al Señor tu Dios y cumples fielmente todos estos mandamientos que hoy te ordeno, el Señor tu Dios te pondrá por encima de todas las naciones de la tierra. Todas estas bendiciones vendrán sobre ti y te acompañarán siempre si obedeces al Señor tu Dios.” Deuteronomio 28:1, 2. Si usted quiere ser bendecido: Obedezca.

“Todo el que tiene esta esperanza en Cristo, se purifica a sí mismo, así como él es puro”. 1 Juan 3:3. Encontré este texto muy interesante. Esto dice que yo debo purificar mi mismo. Eso se parece como un obra que debo hacer. Hice un estudio para averiguar si este texto fue una anomalía, o si el resto de la Biblia lo apoyó. De 1 Juan, fui a 1 Pedro. Allí encontré el mismo concepto. “Ahora que se han purificado obedeciendo a la verdad...” 1:22. este texto incluso me mostró cómo debo purificarme, por obedeciendo (obrando) la verdad. Sin la verdad es imposible para purificarnos. A menos que somos puros, no podemos tener vida eterna. (Apocalipsis 19:8).

Santiago lo expresa así. “Acérquense a Dios, y él se acercará a ustedes. ¡Pecadores, límpiense las manos! ¡Ustedes los inconstantes, purifiquen su corazón!”. Santiago 4:8.

El concepto entero parece de ser un tomando un parte activo en nuestra propia salvación. Que debemos hacer el lavando, purificando y acercando a Dios. Es como si no es Dios quien nos dejaron, pero nosotros, que lo dejó, por lo tanto es nuestra responsabilidad volver a él. Como el hijo pródigo. El padre no dejó al hijo, el hijo dejó el padre. Por lo tanto, era el deber del hijo para volver al padre. “¡Vengan, volvámonos al Señor!” Oseas 6:1.

Pablo le dijo a su compañero, Timoteo,. “.. ejercítate en la piedad.” 1 Timoteo 4:7. Nada de esta enseñanza insinua que debemos dejarlo en las manos de Dios. Nada de esto es un concepto “Suéltalo, entrégalo a Dios”. Nada de esto es una enseñanza “salvo por gracia”. Todo es un tomarse cargo de, encargarse de salvación que debemos lograr en nuestra propia vida. En la segunda carta de Pablo a Timoteo, él continuó esta enseñanza. “Si alguien se mantiene limpio, llegará a ser un vaso noble, santificado, útil para el Señor y preparado para toda obra buena.” 2 Timoteo 2:21.

Parece que algo sabían ellos en aquel entonces que no nos están enseñando hoy en día. Mientras que estamos desanimado queriendo saber si somos salvos o si hemos pecado (sin saber lo que el pecado es); podríamos estar llevando a cabo nuestra salvación y tener la certeza que no estamos pecando y estamos siendo salvos. Ese concepto, “siendo salvo” recorre por toda la Biblia. Hechos 2:47. (ESV)

Los escritores del Nuevo Testamento no estaban introduciendo nada nuevo. Todo esto viene del Antiguo Testamento. En cuanto a Levítico 20:7, 8 leemos, “Conságrense a mí, y sean santos, porque yo soy el Señor su Dios. Obedezcan mis estatutos y pónganlos por obra. Yo soy el Señor, que los santifica”. La gran gracia de Dios realmente se revela por medio de sus Diez Mandamientos. “.. .concédeme las bondades de tu ley.” Salmo 119:29

Esto va directamente junto con Pedro Siguiendo la verdad, los decretos, los Diez Mandamientos nos hacen santos. Y por supuesto, puesto que los Diez Mandamientos son santos, por cumpliendolos, somos hechos santos. Así es cómo el Señor nos hace santos. Él nos ha dado lo que es santo para seguir. Por seguiendolo, nos convertimos santos. El ejemplo es Jesús. Es como él lo hizo. “Aunque era Hijo, mediante el sufrimiento aprendió a obedecer; y consumada su perfección, llegó a ser autor de salvación eterna para todos los que le obedecen...” Hebreos 5:8, 9.

Y esa es la clave para la salvación; “para todos los que le obedecen”. él no puede ser la salvación eterna de cualquiera a menos que obran su camino al cielo a través de la obediencia a su plan de salvación. Pero algunos dicen, “Todo lo que necesitas es fe”. Vamos a ver, ¿no tenias fe de que la policía no te capturá en tu crimen? ¿Funcionó esa fe? No creo. Mejor tener fe con buenas obras en lugar de fe sin buenas obras. Recuerde, sería injusto para Jesús mandarnos hacer algo que no podíamos hacer. Aquí están los Diez Mandamientos completos que Jesús nos pide obedecer por nuestro propio bienestar.

1) No adores otro dios además de mí.

2) No te hagas ídolos que guarde semejanza de cualquier cosa en el cielo o en la tierra o en el mar debajo de la tierra. No te inclines ni adores los ídolos. Yo soy el Señor tu Dios, y demanda todo tu amor. Si me rechazas, castigaré a sus familias para tres o cuatro generaciones. Pero si me amas y obedezcan mis leyes, voy a ser amable con sus familias para miles de generaciones.

3) No pronuncies mi nombre a la ligera. Yo soy el Señor tu Dios, y castigará a quien haga uso indebido de mi nombre.

4) Recuerda que el Sábado me pertenece. Tienes seis días cuando usted puede hacer su trabajo, pero el séptimo día de cada semana pertenece a mí, su Dios. Nadie debe trabajar ese día, ní usted, sus hijos, sus esclavos, sus animales o los extranjeros que viven en sus pueblos. En seis días hice el cielo, la tierra, los océanos y todo en ellos, pero en el séptimo día descansé. Es por eso que hice el sábado un día especial que me pertenece.

5) Respeta tu padre y a tu madre y vivirás mucho tiempo en la tierra que le estoy dando.

6) No mates.

7) Ser fiel en el matrimonio.

8) No robes.

9) No digas mentiras acerca de otros.

10) No deseas nada que pertenece a otra persona. No deseas casa, esposa o esposo, esclavos, bueyes, burros o cualquier otra cosa de nadie.

Me gustaría aprovechar este momento de tu tiempo para compartir un hermoso pasaje de otro autor. Este autor pasó su vida sirviendo al Señor Jesucristo y entendió los principios conectados en viviendo y llevando a cabo la vida cristiana. Demasiado muchas veces nuestra atención se desvía a las actividades mundanas. Vemos toda la agitación sucediendo a nuestro alrededor y preguntamos si Cristo viene ahora. ¿Cuándo va venir Cristo? ¿Qué traerá Su venida? Estas preguntas serán contestadas Bíblicamente a través de profecía en los próximos capítulos. Pero quiero que comprendas que puedes acelerar la venida de Jesús. ¿Cómo? Lea la parábola Cristo enseñó en Marcos 4:26-29 y escuchar muy atentamente a lo que está diciendo. Luego ver si este pasaje no es cierto. Hay un obra para que hagas.

“Cristo está esperando con anhelo el deseo para la manifestación de sí mismo en Su iglesia. Cuando el carácter de Cristo se reproducirá perfectamente en Su pueblo, entonces vendrá para reclamarlos como Suyos.

“Es el privilegio de cada cristiano no sólo esperar ansiosamente sino apresurar la venida de nuestro Señor Jesucristo, (2 Pedro 3:12). Si estarían todos los que afirman Su nombre produciendo frutos para Su gloria, que rápido todo el mundo será sembrada con la semilla del evangelio. Rápidamente se le maduro la última gran cosecha, y Cristo sería venir a recoger el precioso grano.” Mensajes de Vida del Gran Maestro.

Eso es el objetivo de este libro, para sembrar y enseñar el verdadero evangelio de Jesús para que cada persona puede llegar a la perfección (produciendo frutos) del carácter de Jesucristo. Permítanos obrar hacia ese fin y apresurar la venida de nuestro Señor y Salvador, Jesucristo.

¿Así que, de nuevo debemos preguntarnos “el evangelio” de quien, estamos enseñando? ¿El evangelio enseñado por la iglesia católica? ¿El evangelio como enseñado por las iglesias mundanas? ¿O el evangelio que Jesús enseñó? Si obedeces el evangelio como Jesús lo enseñó: no vuelvas a pecar, sea perfecto y a obedecer los Diez Mandamientos para “obtener” su vida eterna; entonces serás salvo. Si no, “Él castigará a aquellos que no conocen a Dios y no obedecen el evangelio de nuestro Señor Jesús.” 2 Tes 1:8.

Textos Relacionados

Génesis 2:17 	               Génesis 4:7 
Génesis 5:24 Génesis 6:9
Génesis 17:1 Génesis 39:9
Éxodo 20:20 Levítico 11:44, 45
Levítico 20:7, 8 Deuteronomio 4:4
Deuteronomio 27:9, 10 Josué 14:14
Josué 22:29 1 Samuel 7:3
2 Samuel 5:25 2 Samuel 8:15
2 Samuel 22:26, 27 Esdras 9:13
Salmo 1:1 Salmo 15:1, 2
Salmo 24:3, 4 Salmo 34:13, 14
Eclesiastés 12:13, 14 Isaías 1:19
Isaías 55:6-9 Jeremías 6:16
Jeremías 17:10 Jeremías 18:7-11
Jeremías 26:13 Jeremías 32:19
Jeremías 35:15 Jeremías 36:3, 7
Jeremías 44:4, 5, 10 Ezequiel 3:18-21
Ezequiel 7:3, 8, 9 Ezequiel 14:6
Ezequiel 18:30, 31 Ezequiel 24:14
Ezequiel 33:8-20, 31, 32 Miqueas 2:7
Miqueas 6:8 Habacuc 2:4
Zacarías 1:3, 4 Zacarías 3:7
Mateo 5:16 Mateo 5:20
Mateo 5:29 , 30 Mateo 7:13, 14, 16-20
Mateo 7:21-24 Mateo 10:38
Mateo 12:33, 35 Mateo 19:17, 24
Marcos 13:13 Lucas 9:23
Juan 5:29 Hechos 3:26
Hechos 5:29, 32 Hechos 6:7
Hechos 24:25 Hechos 26:20
Romanos 2:13 Romanos 6:16-18
Romanos 12:1, 2, 9, 21 Romanos 13:12-14
Romanos 16:19, 26 1 Corintios 6:20
1 Corintios 9:24-27 1 Corintios 10:12
1 Corintios 15:33, 34 2 Corintios 2:9
2 Corintios 3:18 2 Corintios 5:17
2 Corintios 7:1 2 Corintios 7:15
2 Corintios 9:1 2 Corintios 10:5, 6
2 Corintios 13:7 Gálatas 5:7, 13, 16
Gálatas 6:7-9 Efesios 1:4
Efesios 4:22-24 Efesios 5:8-11
Filipenses 2:12-15 Filipenses 4:8, 13
Colosenses 1:10 Colosenses 2:20, 21
Colosenses 3:2, 5-10, 23 1 Tesalonicenses 4:3-5, 7
2 Timoteo 2:21 Tito 2:12
Tito 3:8, 14 Santiago 2:14-26