TEOLOGÍA

Antes y Después
Lavado de Cerebro
Fe
Situación de La Vida Real
Fe y Dios
Jesús como Hijo
Prueba de la Biblia
Bondad
Conocimiento
Plan de Salvación
Antiguo Pacto
Lugar Santísimo
Atrio Exterior
Lugar Santo
Nuevo Pacto
Primer y Más Grande Mandamiento
Dominio Propio
Perseverancia
Piedad
Bondad Fraternal
Amor
Aumento de Medida
Conocimiento II
Gracia
• Un Historia de Gracia
Obras
Jesús nuestro Salvador
Romanos Siete
Romanos 3
Falsos Profetas
Almas y Muerte
Oración
El Sábado
Maldad
Rectitud
Prueba de Discipulado

 

 

Romanos 3

Capítulo 3 de romanos es otro de esos capítulos “malintendido” . ¿Qué haces con él? Echemos un vistazo a los textos que parecen ser tal problema al mundo “Cristiano” hoy en día. Como citado por la mayoría de las iglesias, va algo como esto, “No hay un solo justo, ni siquiera uno; no hay nadie que entienda, nadie que busque a Dios.
Todos se han descarriado, a una se han corrompido. No hay nadie que haga lo bueno; ¡no hay uno solo!”. Versos 10 a 12.

Según esta cita nadie puede ser perfecto. Nadie puede estar sin pecado. Todos están destinados para ser pecadores no - buenos, podridos, sin valor. ¿Guau, es realmente lo que está diciendo? ¿Recuerda Pedro en su carta a los creyentes? Vamos a repasar lo que dijo acerca de Pablo. “Sus (Pablo) cartas se refiere a estos mismos temas. Hay en ellas algunos puntos difíciles de entender, que los ignorantes e inconstantes tergiversan, como lo hacen también con las demás Escrituras, para su propia perdición”. 2 Pedro 3:16.

Hay dos conceptos básicos que debemos tener en cuenta al leer la Biblia. Jesús y Jesús sólo es el camino y la verdad a la una vida eterna. Jesús y Jesús solamente es la roca en la que debemos construir. ¿Recuerda lo que Pablo dijo acerca de eso? “Hermanos míos, porque algunos de la familia de Cloé me han informado que hay rivalidades entre ustedes. Me refiero a que unos dicen: ‘Yo sigo a Pablo’; otros afirman: ‘Yo, a Apolos’; otros: ‘Yo, a Cefas’; y otros: ‘Yo, a Cristo’. ¡Cómo! ¿Está dividido Cristo? ¿Acaso Pablo fue crucificado por ustedes? ¿O es que fueron bautizados en el nombre de Pablo?” 1 Cor. 1:11-13. Puesto que Pablo no murió por mí debo mirar primero a las enseñanzas de Jesús. Sólo puedo leer y estar de acuerdo con Pablo si Pablo está de acuerdo con Jesús. Si no está de acuerdo con Jesús entonces debo quitar los escritos de Pablo de la Biblia. Jesús no puede cambiar sus verdades eternas.

Jesús nos dice “sean perfectos”, “no vuelvas a pecar”, “vete y no vuelvas a pecar”. Mateo 5:48; Juan 5:14 y Juan 8:11. Ni incluso Pablo puede cambiar eso. ¿Así que la siguiente pregunta es, que está diciendo Pablo en el capítulo 3 de Romanos?

Empezamos por mirandolo con inteligencia. Echemos un vistazo a esta sección que se trata de lo que Pablo está hablando. En primer lugar, debemos entender que Pablo no es el autor de este texto. ¡Guau, qué un descubrimiento sorprendente. Verás, Pablo está citando, no originando el pensamiento. Eso es una gran diferencia. Versículo 10 lo dice bastante claramente, “Así está escrito:” Eso debe causar relampagueos. ¿Escrito de dónde?

Pablo está citando versículos 10 al 18 de las siguientes áreas de la escritura. Salmo 51:4; Salmos 14:1-3; 53:1-3; Eclesiastés 7:20; Salmo 5:9; Salmo 140:3; Salmo 10:7; Isaías 59:7, 8; Salmo 36: 1. En cualquier momento hay citas en el Nuevo Testamento que son prestadas del Antiguo Testamento tenemos que ser muy cuidadosos acerca de cómo les tratamos. Nuestro primer paso debe ser volver y revisar el contexto del texto para saber sobre lo que el autor original estaba escribiendo. (Recuerde, no había ningún Nuevo Testamento en los tiempos de Pablo. él sólo enseñó el Antiguo Testamento. El Nuevo Testamento como lo tenemos hoy en día no existió hasta 300 años después de Pablo.)

Cuando hacemos esto con Pablo hacemos un descubrimiento muy interesante. Pablo no está hablando acerca de “todos”. él está hablando de “todos” de los malvados. Sí, nosotros éramos todos malvados en un tiempo. Sí, éramos todos pecadores en un tiempo. Pero algunos de nosotros han aceptado las promesas de Jesús y han dejado de pecar a través del poder de Cristo que él nos ofrece.

Permitanos a comenzar con el versículo 14 y ir hasta verso 18. “Su boca está llena de maldiciones y de amargura. Veloces son sus pies para ir a derramar sangre; dejan ruina y miseria en sus caminos, y no conocen la senda de la paz. No hay temor de Dios delante de sus ojos.”

Ahora déjeme preguntarle, ¿es eso tu? ¿No hay temor de Dios delante de sus ojos? Si no, eres malvado y no eres cristiano. Un cristiano tiene gran temor de Dios delante de sus ojos. él adora a Dios y lo reverencia. Si no lo haces, sugiero que cambias muy rápido. Dios nos ha advertido qué sucederá a aquellos que no cambian.

Y eso es lo que romanos se trata de: ¡Cambio! Capítulo tres y el capítulo siete de romanos hablan acerca de nuestro pasado. Hablan de como éramos antes. El resto de romanos y especialmente los capítulos seis y ocho, hablan sobre lo que podemos ser con Cristo.

Si los capítulos tres y siete son lo que somos como cristianos, no quiero ser un cristiano. En segundo lugar, Pablo sería un mentiroso. En tercer lugar, estaría haciendo un mentiroso de Cristo. Y recuerde, ningún mentiroso estará en el cielo. ¡No! Pablo no está haciendo ninguna de esas cosas. Pablo simplemente está contrastando lo viejo con el nuevo modo de vivir.

“¿Qué concluiremos? ¿Vamos a persistir en el pecado para que la gracia abunde? ¡De ninguna manera! Nosotros, que hemos muerto al pecado, ¿cómo podemos seguir viviendo en él?... Sabemos que nuestra vieja naturaleza fue crucificada con él para que nuestro cuerpo pecaminoso perdiera su poder, de modo que ya no siguiéramos siendo esclavos del pecado; porque el que muere queda liberado del pecado.... Pero gracias a Dios que, aunque antes eran esclavos del pecado, ya se han sometido de corazón a la enseñanza que les fue transmitida. En efecto, habiendo sido liberados del pecado, ahora son ustedes esclavos de la justicia.... Pero ahora que han sido liberados del pecado y se han puesto al servicio de Dios, cosechan la santidad que conduce a la vida eterna.” Romanos 6:1, 2, 6, 7, 17, 18, 22.

Cuando Dios dice “ALTO”, haríamos bien para hacer caso. Escuchar a Jeremías 37:2. “Pero ni Sedequías ni sus siervos ni la gente de Judá hicieron caso a las palabras que el Señor había hablado a través del profeta Jeremías.”

“Además, no he dejado de enviarles a mis siervos, los profetas, para decirles: ‘Conviértanse ya de su mal camino, enmienden sus acciones y no sigan a otros dioses para servirlos; entonces habitarán en la tierra que yo les he dado a ustedes y a sus antepasados’” “les hablé y no me obedecieron; los llamé y no me respondieron” Jeremías 35:15, 17. ¿estás obedeciendo a este estudio? El espíritu de Dios dictó y dirigió este libro. Escuchar muy atentamente.

Una y otra vez Dios llama en voz alta a nosotros para que dejemos de pecar. ¿Por qué? ¿Es para él? ¿Se hace cualquier bueno a él si vivimos rectamente o pecaminosamente? No. Es para nosotros. Él quiere prevenirnos de la muerte. La paga del pecado es muerte. él ama tú y yo tanto que él nos advierte que no morimos. Pero ¿lo hacemos caso?

“Atiende a los términos de este pacto... Maldito sea el hombre que no obedezca los términos de este pacto... Les dije ‘Obedézcanme y cumplan todo lo que les prescribo, y ustedes serán mi pueblo y yo seré su Dios... Escuchen los términos de este pacto, y cúmplanlos... Obedézcanme’. Pero no obedecieron ni prestaron atención, sino que siguieron la terquedad de su malvado corazón. No intercedas por este pueblo. No me ruegues ni me supliques por ellos, porque yo no escucharé cuando clamen a mí por causa de su calamidad”. Jeremías 11:2, 3, 4, 6, 7, 8, 14.

Qué triste. Con la Biblia delante de nosotros para advertirnos y para enseñarnos los ejemplos de lo que sucede cuando seguimos pecando, ¿estamos haciendo caso? ¿Estamos tomando la advertencia y cambiando nuestras vidas? ¿Estamos haciendo caso a Dios, o estamos haciendo caso a las iglesias? Estás haciendo caso a tu pastor? ¿O estás haciendo caso a Jesús? ¿Estás rebelando contra los declaraciones llanos de Dios y viviendo su propia manera rebelde, pecaminosa, de corazón endurecido? Su opción. Obedecer y vivir, desobedecer junto con las iglesias mundanas y muere. El amor de Dios no puede salvarte. Él hizo su parte en abriendo el plan de salvación. Él no tenia que morir en la cruz. Eso era “gracia”. Ahora usted debe hacer tu parte. Dios ha abierto el camino a la vida eterna, pero tu debes caminar en él. Hay sólo dos caminos: un camino espacioso a la muerte en la que todas las iglesias están y un camino angosto a la vida. Pocos están en el camino angosto. ¿Estás tú?

Estamos ahogando en el pecado. Jesús nos ha advertido de no ir a nadar en el lago del pecado. Incluso después de que desobedecimos Él todavía nos amó bastante para lanzarnos un salvavidas. Pero sólo podemos salvarnos a nosotros mismos. Debemos hacer caso, agarrar a la cuerda de vida y dejar que Jesús nos saque. Él no puede forzanos fuera del lago. Él está parado y nos invita hacia fuera. Gritando su nombre y invocando Su nombre no te salvará tampoco. Incluso el diablo hace eso. Usted debe hacer exactamente lo que él te dice que hagas. Obedecer; no hablar, para obtener la vida eterna.