TEOLOGÍA

Antes y Después
Lavado de Cerebro
Fe
Situación de La Vida Real
Fe y Dios
Jesús como Hijo
Prueba de la Biblia
Bondad
Conocimiento
Plan de Salvación
Antiguo Pacto
Lugar Santísimo
Atrio Exterior
Lugar Santo
Nuevo Pacto
Primer y Más Grande Mandamiento
Dominio Propio
Perseverancia
Piedad
Bondad Fraternal
Amor
Aumento de Medida
Conocimiento II
Gracia
• Un Historia de Gracia
Obras
Jesús nuestro Salvador
Romanos Siete
Romanos 3
Falsos Profetas
Almas y Muerte
Oración
El Sábado
Maldad
Rectitud
Prueba de Discipulado

 

 

Rectitud

“Si el justo a duras penas se salva, ¿qué será del impío y del pecador?” 1 Pedro 4:18.

“Esfuércense por entrar por la puerta estrecha, porque les digo que muchos tratarán de entrar y no podrán.” Lucas 13:24.

“Entren por la puerta estrecha. Porque es ancha la puerta y espacioso el camino que conduce a la destrucción, y muchos entran por ella. Pero estrecha es la puerta y angosto el camino que conduce a la vida, y son pocos los que la encuentran.” Mateo 7:13, 14.

“Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo!” 2 Corintios 5:17.

“Todos” corren alrededor afirmando ser un cristiano (o persona de Dios). Pero como los textos anteriores indican, muy pocos son cristianos. Como hemos aprendido de nuestros estudios anteriores, la razón porque muy pocos saben como ser justos es que han sidos enseñado mentiras sobre justicia. Jesús enseñó tres (3) puntos principales que cada cristiano debe poseer para llegar al cielo: ser perfecto, dejar de pecar y cumplir los Diez Mandamientos para conservar su vida eterna.

Estamos ahora terminados con los puntos principales de la Biblia para la salvación. Cómo te relacionas con ellos determinará su destino eterno. Los siguientes textos le dará más para reflexionar sobre este tema. Dios te bendiga y te guarde cuando pongas en práctica lo que haz aprendido. Su vida eterna o muerte está en tus manos. Por favor tomar las decisiones correctas. Si usted afirma ser un “hijo de Dios”, usted necesita leer Malaquías. “El hijo honra a su padre y el siervo a su Señor. Ahora bien, si soy padre, ¿dónde está el honor que merezco? Y si soy Señor, ¿dónde está el respeto que se me debe?” “Pero ustedes se han desviado del camino y mediante su instrucción han hecho tropezar a muchos; ustedes han arruinado el pacto con Leví.” Malaquías 1:6; 2:8. No seas uno que causa a otros tropezar. Enseña sólo lo que Jesús enseñó.