TEOLOGÍA

Antes y Después
Lavado de Cerebro
Fe
Situación de La Vida Real
Fe y Dios
Jesús como Hijo
Prueba de la Biblia
Bondad
Conocimiento
Plan de Salvación
Antiguo Pacto
Lugar Santísimo
Atrio Exterior
Lugar Santo
Nuevo Pacto
Primer y Más Grande Mandamiento
Dominio Propio
Perseverancia
Piedad
Bondad Fraternal
Amor
Aumento de Medida
Conocimiento II
Gracia
• Un Historia de Gracia
Obras
Jesús nuestro Salvador
Romanos Siete
Romanos 3
Falsos Profetas
Almas y Muerte
Oración
El Sábado
Maldad
Rectitud
Prueba de Discipulado

 

 

Plan de Salvación

El plan de salvación es muy simple. Hasta un niño puede entenderlo. “Les aseguro que el que no reciba el Reino de Dios como un niño, de ninguna manera entrara en él”. Marcos 10:15. Un niño debe ser capaz de comprender las verdades de la salvación o salvación estaría limitada a aquellos con comprensión y mentes maduras. Pero Dios no hace respeto de personas. Su plan para la salvación es tan sencilla que cualquier persona: niño, adulto, hombre, mujer, negro, blanco - cualquiera puede conformar al plan.

No se necesita pertenecer a una iglesia o saber alguna doctrina especial. No se necesita tenerlo explicado por alguna persona especial. Jesús ya ha explicado el plan de salvación. “Si mantiene a mis enseñanzas, sois realmente mis discípulos. Entonces conoceréis la verdad, y la verdad les libertará.” Juan 8:31, 32.

En privado en su hogar, con su propia familia, con amigos o solo, puedes aprender y hacer el plan de salvación. Sólo escuchar a Jesús. El punto de este libro de trabajo es familiarizarte de nuevo con las enseñanzas de Jesús. Jesús te invita a “Sígueme.” (No a una iglesia.) Lucas 5:27. A través de su vida y palabras vamos a dejar que Jesús revela su plan de salvación. “Pero el mundo debe aprender que amo al padre y hago exactamente lo que mi padre me ha ordenado.” Juan 14:31.

El plan de salvación comenzó en el jardín del Edén. El Señor había provisto el hogar perfecto para Adán y Eva. Sin pecado, sin muerte, sin dolor, sin angustia; sólo paz, alegría, felicidad y alabanza al Que proveó todo. Pero para mantener este mundo perfecto y para mantener la vida eterna que vivían, tenían que hacer una cosa muy pequeña - obedecer a Dios. Dios era su creador y el mantenedor de su vida eterna. Todo lo que tenían que hacer era quedar conectado a esa fuente a través de la obediencia.

Dios les invitó a disfrutar de toda la fruta que Él había creado. Estaban libres de comer de todos los miles de frutas disponible a ellos. Pero deberián mostrar su amor a su Creador y Sustentador de la vida por no comer del uno árbol - el árbol del conocimiento del bien y del mal. Así de simple: Ser obediente y vive; desobedecer y morir. Génesis 3:1-4

Adán y Eva creyeron la mentira. La mentira que podrían desobedecer a Dios y todavía vivir. Dolor, sufrimiento y la muerte entró en el mundo. La misma condición se aplica a nosotros. Si obedecemos a Jesús y seguirle, viviremos. Si desobedecemos, moriremos. “¿Acaso creen que me complace la muerte del malvado? ¿No quiero más bien que abondone su mala conducta y que viva? Yo, el Señor, lo afirmo” “Arrojen de una vez por todas las maldades que cometieron contra mí, y háganse de un corazon y de un espíritu nuevos. ¿Por qué habras de morir, pueblo de Israel? Yo no quiero la muerte de nadie. ¡Conviértanse, y vivirán! Lo afirma el Señor omnipotente”. Ezequiel 18:23, 31, 32

Después de que Adán y Eva fueron escoltados del jardín de Edén, perdidos por su desobediencia, ellos comenzaron a poblar la tierra. Enseñaron a sus hijos e hijas los requisitos de Dios. La promesa de Dios, “Pondré enemistad entre tú y la mujer, y entre tu simiente y la de ella; su simiento te aplastará la cabeza pero tú le morderás el talón” Génesis 3:15 - señaló a un tiempo cuando vendría un Mesías prometido para destruir la obra del diablo que había separado el hombre de Dios. Esa esperanza se manifestó también a través de un símbolo pictórico del plan de salvación y la obra del Mesías prometido.

Si alguien había pecado contra los mandamientos de Dios, él debería a traer un cordero perfecto y sacrificarlo en un altar. Trayendo un cordero incapaz, indefenso, inocente de cualquier malecho, el pecador se recordó que su pecado haría un día causar la muerte del Mesías inocente.

Un día Caín y Abel llegaron ante el Señor para ofrecer sacrificios. Ambos habían pecado y necesitaban mostrar por medio de su sacrificio simbólico que lo sentían por su pecado y se habían arrepentido de él. Sin embargo, Caín trajo productos de su propia fabricación y labor (su propia obras de hipocresía-iglesia) para presentar ante el Señor. Él substituyó su propia obra para el cordero que estaba requerido a traer. Abel, por el contrario, trajo al Señor el sacrificio requerido: La obra de Dios requerido, un cordero. El Señor aceptó la oferta de fe de Abel, mientras rechazando la de Caín.

Esto demuestra el hecho de que Dios quiere que hagamos exactamente lo que él nos dice que hagamos. No puedes ofrecer sus obras como un sustituto para las obras simples requieridos de Dios para nosotros. Ningún esfuerzo humano, fuera del plan de Dios, será de ninguna manera ser mirado con favor por Dios para la expiación de los pecados del pasado (Justificación).

Caín estaba muy enojado y furioso que Dios no aceptó la ofrenda de sus propias obras. Dios estaba muy franco con él. “Si hicieras lo bueno, podrías andar con la frente en alto. Pero si haces lo malo, el pecado te acecha, como una fiera lista para atraparte. No obstante, tú puedes dominarlo”. Génesis 4:7.

En la Biblia, el plan de salvación se llama el “evangelio eterno”. Es el mismo Evangelio de Génesis a Apocalipsis. En ningún momento ha cambiado. El escritor de Hebreos nos dice esto. “Porque a nosotros, lo mismo que a ellos, se nos ha anunciado el evangelio; pero el mensaje que escucharon no les sirvió de nada, porque no se unieron en la fe a los que habían prestado atención a ese mensaje.” Hebreos 4:2. (Caín lo oyó, pero no lo obedeció: la infidelidad.)

No hay diferencia entre entonces y ahora. Como en el Antiguo Testamento y con Caín, tambien en el Nuevo Testamento. El evangelio será de ningún valor para nosotros si no lo combinamos con fe en el Mesías. Fe produce obediencia a lo que Jesús manda.

Si no tenemos fe en el Mesías para que nos dé el poder para dejar de pecar, entonces el Evangelio no nos hará ningún bueno y estaremos perdidos. No importa cuánto yendo a la iglesia haces, o cantando en el coro o leyendo de la Palabra de Dios. Si no experimentas en su vida el poder de Jesucristo de cambiar la vida y dejes de pecar, estás pierdiendo su tiempo.

Incluso Jesús reconoció que la salvación “proviene de los judíos”. Juan 4:22. Simplemente no puedes evitarlo. No es un nuevo evangelio del “Nuevo Testamento”, pero uno que ha sido enseñado desde el jardín del Edén. El Antiguo Testamento fue escrito para ser un ejemplo y “para advertencia nuestra.” 1 Corintios 10:11. Entonces él sigue a decir, “tenga cuidado de no caer”. Versículo 12.

El plan de salvación fue establecido directamente desde el principio: haga lo bueno, obedezca a Dios, ser aceptado y ser salvo eternamente. Haga mal: peque y muera. Su elección. Usted debe dominar el pecado. Usted debe vivir rectamente. Si cometes un error, confiésalo, aléjate de él, invocar el nombre de Jesús en fe para perdonar. Pero si usted continuás en el pecado, tratando de hacer sus propias obras, morirás. “No debemos quejarnos cuando nos estamos siendo castigados por nuestros pecados. Por el contrario, debemos pensar en la manera que estamos viviendo y volvamos al Señor.” Lamentaciones 3:39, 40. Los tres conceptos del “evangelio eterno”, “Plan de salvación” es lo que Jesús enseñó:

1. Sea perfecto: Mateo 5:48
2. No vuelvas a pecar: Juan 5:14
3. Obedece los Diez Mandamientos para obtener su vida eterna: Mateo 19:17