TEOLOGÍA

Antes y Después
Lavado de Cerebro
Fe
Situación de La Vida Real
Fe y Dios
Jesús como Hijo
Prueba de la Biblia
Bondad
Conocimiento
Plan de Salvación
Antiguo Pacto
Lugar Santísimo
Atrio Exterior
Lugar Santo
Nuevo Pacto
Primer y Más Grande Mandamiento
Dominio Propio
Perseverancia
Piedad
Bondad Fraternal
Amor
Aumento de Medida
Conocimiento II
Gracia
• Un Historia de Gracia
Obras
Jesús nuestro Salvador
Romanos Siete
Romanos 3
Falsos Profetas
Almas y Muerte
Oración
El Sábado
Maldad
Rectitud
Prueba de Discipulado

 

 

Conocimiento

“El temor del Señor es el principio del conocimiento.” Proverbios 1:7. Mientras andamos en el camino del Señor, tenemos la obligación de aprender todo lo que podamos acerca de este nuevo modo de vivir. Como he trabajado con prisioneros a lo largo de los años, me dicen que hay ciertas reglas y regulaciones que deben aprender y vivir por. El penitenciario tiene límites que deben ser aprendidos y obedecidos. Si rompen algunos de ellos podrían perder sus vidas. Romper los demás traería consecuencias diferentes de diferente gravedad.

Lo mismo ocurre con el camino cristiano. Existen reglas de conducta y reglas de comportamiento que alinean nuestras obligaciones y compromisos de vida. ¿Y por qué tenemos estas reglas? Para protegernos, nuestras familias y la sociedad. El pecado mata y destruye. Produce dolor y nos une en la esclavitud a las pasiones que arruinan nuestras vidas.

El conocimiento es la clave al éxito. Si sabes cuál es el límite de velocidad en una determinada sección de la carretera, no recibirá un boleto por exceder el límite de velocidad. Si no sabes cuál es el límite, podrías estar poniéndote en peligro y a otros. Si un signo le advierte que disminuya la velocidad porque el puente delante está quebrado, y ignoras el signo, podría perder su vida. ¡Lee! ¡Aprende! ¡Estudie para la verdad!

David nos dice: “Tú has establecido preceptos que deben ser completamente obedecidos. ¡Oh, que mis caminos fueron firmes en obedecer Tus decretos!” Salmos 119:4, 5. Estos preceptos son para nuestro bien. Nos advierten de los problemas adelante y la forma de superarlos. Al ignorarlos, traemos sobre nosotros la mayor parte de la tribulación en la que estamos. Entonces culpamos a Dios. No es culpa Suya, Él nos ha advertido.

“¿Cómo puede un joven mantener su camino puro? Viviendo conforme a Tu palabra ... He escondido Tu palabra en mi corazón para no pecar contra ti.” Salmos 119:9, 11.

Muchos profesan ser cristianos. Muchas personas son rechazadas al cristianismo porque ven las acciones de aquellos que se llaman a sí mismos “cristianos”. Pero Jesús dice: “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino sólo el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.” Mateo 7:21.

Sólo porque usted afirma “el Nombre”, o ir a la iglesia, o llevar la Biblia no te hace un cristiano. Para ser cristiano debes caminar como Jesús caminó y vivir la vida obediente que Él vivió. Mire a los presos que van a la iglesia. ¿Son cristianos?

“Entonces conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.” Juan 8:32. El conocimiento es poder. El conocimiento verdadero es más poderoso. La escritura es conocimiento verdadero. Necesitamos aprender como usar las Escrituras.

Ya que Jesús es titular del título de Dios, y es el SEÑOR del Antiguo Testamento y del Nuevo Testamento, sé que puedo creer tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento. La profecía me enseña a aceptar tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento como relevantes en mi vida hoy. Pedro nos dice que la Escritura (el Antiguo Testamento a Pedro) es de Dios - 2 Pedro 1:19-21.

Puesto que Dios es eterno, la Escritura es eterna, tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento. Es muy importante entender que el Antiguo Testamento nunca ha sido, ni nunca será, eliminado. Usted puede estar de pie en él como una roca segura y cierta de la verdad.

En su carta a Timoteo Pablo declara que las Sagradas Escrituras “son capaces de hacerte sabio para la salvación por medio de la fe en Cristo Jesús.” 2 Timoteo 3:15. La mayor parte del mundo cristiano enseña que el Antiguo Testamento ya no es neCésario. Enseña que todo lo que necesitas es el Nuevo Testamento para aprender tu salvación. Pero Pablo refuta esa doctrina. 30 años después de que Cristo murió, Pablo estaba enseñando y predicando el Antiguo Testamento (“las escrituras” a Pablo) como neCésario para mostrarnos la salvación.

Pablo continuó diciendo: “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en justicia, para que el hombre de Dios sea perfectamente preparado para toda buena obra” (2 Timoteo 3:16, 17). Pablo vuelve a hacer saber que las Escrituras del Antiguo Testamento (las únicas escrituras conocidas por Pablo) son lo que necesitamos estudiar. Este libro se basa en las verdades de Pablo y, lo que es más importante, las verdades y enseñanzas de Jesús. “Ellos tienen a Moisés y a los profetas, que los escuchen.” “Si no escuchan a Moisés y a los profetas, no se convencerán si alguien resucita de entre los muertos.” Lucas 16:29, 31.

Toda la enseñanza del Nuevo Testamento, (no había Nuevo Testamento, como lo tenemos hoy, hasta unos 300 años después de Cristo), es devolvernos, señalarnos, a las enseñanzas del Antiguo Testamento. La única forma en que podemos entender el Nuevo Testamento es conocer el Antiguo Testamento. El Nuevo Testamento fue escrito a “hombres que conocen la Ley.” Romanos 7: 1. Para que conozcan las verdades de la salvación, debes estudiar las Escrituras del Antiguo Testamento. Entonces comprenderás el Nuevo Testamento. En conjunto, cambiarán tu vida.