TEOLOGÍA

Antes y Después
Lavado de Cerebro
Fe
Situación de La Vida Real
Fe y Dios
Jesús como Hijo
Prueba de la Biblia
Bondad
Conocimiento
Plan de Salvación
Antiguo Pacto
Lugar Santísimo
Atrio Exterior
Lugar Santo
Nuevo Pacto
Primer y Más Grande Mandamiento
Dominio Propio
Perseverancia
Piedad
Bondad Fraternal
Amor
Aumento de Medida
Conocimiento II
Gracia
• Un Historia de Gracia
Obras
Jesús nuestro Salvador
Romanos Siete
Romanos 3
Falsos Profetas
Almas y Muerte
Oración
El Sábado
Maldad
Rectitud
Prueba de Discipulado

 

JESÚS NUESTRO SALVADOR


“El Señor es mi roca, mi amparo, mi libertador; es mi Dios, el peñasco en que me refugio. Es mi escudo, el poder que me salva, ¡mi más alto escondite!”. Salmo 18:2. “El Señor es mi luz y mi salvación; ¿a quién temeré?” Salmo 27:1.

Durante años tuve la creencia de que Jesús me salvó por dandóme la vida eterna - si Él quería. Era como la lotería del estado. Yo seguí tirando los dados y tal vez Dios me daría la vida eterna.

Luego me fui llevado a creer que la vida eterna, salvación, era gratis (gracia) a todos y Jesús simplemente se le dio a todo el mundo no importa lo que hiciste. Entonces experimenté la verdad a través de pruebas y tribulaciones. La verdad me liberó así que sé lo que Jesús quiere de mí y cómo yo puedo lograr Su deseo para mí.

Lo que vas a leer te espantará. Si usted ama al Señor y ama Su verdad, le traerá gran alegría y libertad. Si estás jugando el juego iglesia “Cristiana” y fingiendo tener la vida eterna; no vas a querer aceptar la verdad. La mayoría de los ojos están ciegas. La mayoría de los oídos están sordas. Muy pocas personas serán salvos. Esta sección le dará la verdad para que sepas por qué.

“Esto es bueno y agradable a Dios nuestro Salvador, pues él quiere que todos sean salvos y lleguen a conocer la verdad.” 1 Timoteo 2:3, 4. Jesús quiere que seas salvo eternamente; pero él no te puede salvar eternamente. Jesús quiere que vengas al conocimiento de la verdad, pero él no te puede enforzar venir a él.

Hay aquellos que creen que Jesús les salvarán eternamente y les dan vida eterna, no importa lo que hagan. Como un mago sacando un conejo de un sombrero. Pero Jesús no te puede salvar eternamente con una varita mágica. Si él puede salvarte, entonces todos serián salvos desde que él quiere que todos se salven. Pero él no puede salvar a un pecador que se niega a venir al conocimiento de la verdad y vivirla.

Ves mi amigo, Jesús es nuestro Salvador de daño, peligro, herido, desgracia, mal, accidentes automovilísticos, etcetera. Pero él no puede salvarnos eternamente. En el texto anterior, Salmo 18:2, habla de Jesús como nuestro Salvador. Pero debemos leer para saber de que él nos salva. En el versículo 3 nos dice, “mis enemigos”. David entendía que Dios le salvó de “los malvados”. Salmo 27:2. Él entendía la llenura y los límites de la salvación de Dios. A fin de que usted pueda llegar al cielo también debes entender.

“Págales conforme a sus obras, conforme a sus malas acciones. Págales conforme a las obras de sus manos; ¡dales su merecido!” Salmo 28:4. Jesús dice que cuando venga ha de venir y traer a su “recompensa conmigo, y le pagaré a cada uno según lo que haya hecho.” Apocalipsis 22:12.

Como estamos aprendiendo, somos salvos eternamente por nuestros obras. Nos ganamos nuestro destino. “Los muertos fueron juzgados según lo que habían hecho conforme a lo que estaba escrito en los libros”. “Cada uno fue juzgado según lo que había hecho.” Apocalipsis 20:12, 13.

Jesús dijo, “Así será al fin del mundo. Vendrán los ángeles y apartarán de los justos a los malvados.” Mateo 13:49. Dios es cualquiera de los dos, es injusto y arbitrario por decidir quien entra al cielo y quién no o es justo y decide según nuestras acciones (obras). Si es justo él debe pagarle a cada persona según sus obras. Si lo hace, entonces la salvación eterna y la vida eterna ya no son “gratis” pero son recompensas ganadas. Se ofrece gratuitamente (gracia), pero debes obrar (fe) para el regalo que es gratis. La parte “gratis” realmente originalmente referió a dinero, no del esfuerzo. No puedes comprar tu vida eterna. Siglos más tarde tomó con el concepto de “nada puedes hacer para la vida eterna”. Qué triste. Te han dicho mentiras.

A través de este ministerio de prisión aprendí que los presos entiendan muy bien este principio. Hay privilegios que cada preso puede ganar. Para ganar el privilegio un preso tiene que cumplir con ciertas reglas y condiciones. A menos que él siga en estas condiciones los privilegios le fueron dadas gratuitamente. Pero si un preso quebrantó estas condiciones fueron revocados los privilegios.
Lo mismo aplica en el mundo real. Si usted cumple con las reglas y condiciones del Departamento de vehículos motorizados se le concede el privilegio de una licencia de manejar. Si usted viola la condición el privilegio puede ser revocado.

La legislatura del Estado votó y abrió el camino para las personas a obtener una licencia de manejar. Lo hicieron posible que personas poseerlas. Pero se depende del individuo para cumplir con las reglas y condiciones para obtener una. No se depende de la legislatura estatal para dar uno a ti.

Dios puede salvarte y ser tu Salvador físicamente, pero no eternamente. Él puede resucitar a los muertos, abrir los ojos de los ciegos y permitir que el sordo oír. Él puede caminar sobre el agua y salvarte de ahogarse. Él puede evitarte de daños en un accidente de carro o enfermedad y dolencia. Pero sólo usted puede salvarse eternamente.

Jesús es el camino, la verdad y la vida. Él ha abierto el camino para la vida eterna. Él ha hecho provisión para que usted pueda obtener la vida eterna. Pero usted debe ganárselo, “según lo que ha hecho.” En orden para que obtengas la vida que Jesús ofrece, debes ir por Su camino por creyendo en Su verdad. Si te niegas o violas Su camino, o verdad, no puedes tener Su vida eterna. ¡Su opción! No me importa lo que su iglesia enseña o lo que crees. Sólo me importa que usted cree lo que está enseñando Jesús. ¡Usted debe obedecer a Jesús y Jesús sólo!

“Hoy pongo al cielo y a la tierra por testigos contra ti, de que te he dado a elegir entre la vida y la muerte, entre la bendición y la maldición. Elige, pues, la vida, para que vivan tú y tus descendientes. Ama al Señor tu Dios, obedécelo y sé fiel a él, porque de él depende tu vida”. Deut. 30:19, 20. “El Señor tu Dios te manda obedecer este día estos decretos y leyes; cumplirlos con todo tu corazón y con toda tu alma... andarás en todos sus caminos.” Deut. 26:16, 17.

¡Eligir tú este día! Opción. Es su opción. Dios abrió el camino. Él proporcionó el plan. Él dio su vida. Él incluso proporciona el poder para obedecer y andar en su camino y cumplir su verdad. Pero sólo tú puedes abrir la puerta de tu corazón. “Mira que estoy a la puerta y llamo. Si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré, y cenaré con él y él conmigo.” Apocalipsis 3:20. Por favor, permite ese poder habitar dentro de ti para obrar con su deseo para obedecer todos sus Diez Mandamientos. La vida eterna está allí. Todo lo que tienes que hacer es ir a obtenerlo. No espere que llega a ti, ya está esperando. No espere hasta que Dios está listo, él está listo. No lo pones al lado o hacer excusas para el pecado, no hay excusas. “Todo lo puedo por medio de él que me fortalece!” Filipenses 4:13.

Salir de las tinieblas y dentro de su camino maravilloso. Aceptar Su verdad y tenga vida eterna. “No todo el que me dice: ‘Señor, Señor’, entrará en el reino de los cielos, sino solo el que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo.” Mateo 7:21. Su opción. “¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que se te envían! ¡Cuántas veces quise reunir a tus hijos, como reúne la gallina a sus pollitos debajo de sus alas, pero no quisiste! ”. Mateo 23:37. Este libro es como un profeta a usted. ¿Estás escuchando? ¿O vas “apredrear” a este libro?

¿No estás dispuesto? Qué triste. ¿Estás dispuesto a ganar la vida eterna Jesús te está ofreciendo? ¿Estás dispuesto a llevar su cruz y seguir a Jesús? ¿Estás dispuesto a ser obediente a la verdad, así que cuando Jesús venga él puede darle lo que usted ha ganado, su recompensa de vida eterna? ¿O tendrá darle la otra recompensa que has ganado; muerte eterna? Su opción. ¿Estás listo para “llevar a cabo su salvación”? Filipenses 2:12. Es la única manera que puedes llegar al cielo.

Camino Espacioso

El diablo ha abiertoun camino espacioso para que sigues. Tienes que obrar para estar en él. Debes ser un hacedor del maldad para caminar en el camino espacioso. Mateo 7:23. Si quieres saber cómo caminar en el camino espacioso, sólo ver la televisión, leer el material de lectura mundana, escucha la música del mundo y haga lo que hace la multitud.

Camino Angosto

Jesús también ha abierto un camino para viajar. Pero es un camino angosto. Sólo los que hacen justicia se encontrará en él. Deben obrar para quedar en ese camino angosto. Mateo 7:21, 22. “Si el Espíritu nos da vida, andemos guiados por el Espíritu.” Gálatas 5:25. “¿Acaso no hacen bien sus palabras? ¿Acaso no caminamos con el Justo?” Miqueas 2:7.

Si quieres llegar al cielo y caminar la vida llena del espíritu debes seguir el ejemplo de Jesucristo. “Para esto fueron llamados, porque Cristo sufrió por ustedes, dándoles ejemplo para que sigan sus pasos. Él no cometió ningún pecado, ni hubo engaño en su boca” 1 Pedro 2:21, 22.

“De este modo sabemos que estamos unidos a él: el que afirma que permanece vivir en él, debe vivir (obrar) como él vivió.” 1 Juan 2:5, 6. La opción es suya. Usted debe obrar a uno o otro. “Creyendo” no te hará llegar al cielo. Tu obra va a determinar tu recompensa. “De otro modo, habrán creído en vano.”
1 Corintios 15:2.