TEOLOGÍA

Antes y Después
Lavado de Cerebro
Fe
Situación de La Vida Real
Fe y Dios
Jesús como Hijo
Prueba de la Biblia
Bondad
Conocimiento
Plan de Salvación
Antiguo Pacto
Lugar Santísimo
Atrio Exterior
Lugar Santo
Nuevo Pacto
Primer y Más Grande Mandamiento
Dominio Propio
Perseverancia
Piedad
Bondad Fraternal
Amor
Aumento de Medida
Conocimiento II
Gracia
• Un Historia de Gracia
Obras
Jesús nuestro Salvador
Romanos Siete
Romanos 3
Falsos Profetas
Almas y Muerte
Oración
El Sábado
Maldad
Rectitud
Prueba de Discipulado

 

 

bums cross executive

Gracia

En Mateo 28:20 Jesús nos dice que debemos enseñar sólo lo que él nos ha mandado a enseñar. Enseñar sólo lo que él nos ha enseñado. No tenemos ninguna autoridad para añadir a o quitar de las enseñanzas de Cristo. Ningún profeta o escritor de la Biblia ha añadido o quitado del plan de salvación original. Eso incluye Pablo. Ya que debemos enseñar sólo lo que Jesús enseñó, tenemos un problema real con gracia. Ves mi amigo, Jesús nunca enseñó gracia para la salvación. De hecho, en ningún parte en toda la Biblia encontrarás la frase “Salvo por Gracia”.

¿Bueno - que es todo el pleito acerca de gracia si Jesús no cree que es importante para la salvación? Sólo esto, si no hablamos verdad, estaremos encadenados por el pecado. Nunca podrias ser librado si no crees verdad. La verdad nos libran. Debemos aprender la verdad acerca de la gracia así que nos podemos ser librados de errores y ideas y enseñanzas falsas.

“Porque llegará el tiempo en que no van a tolerar la sana doctrina, sino que, llevados de sus propios deseos, se rodearán de maestros que les digan las novelerías que quieren oír. Dejarán de escuchar la verdad y se volverán a los mitos.” 2 Timoteo 4:3, 4.

En el mundo cristiano la enseñanza del mito de gracia va algo como esto. “Somos salvos por gracia.” ¿Parece familiar? La percepción general es que la gracia:

1) comenzó en la cruz,
2) nos salva eternamente

Hay dos textos básicos que se utilizan para apoyar este concepto. Juan 1:17 “...la gracia y la verdad nos han llegado por medio de Jesucristo.” y Efesios 2:8, “Porque por gracia ustedes han sido salvados...”.

Pero como con cualquier estudio debemos estudiar para demostrar a nosotros mismos “aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse y que interpreta rectamente la palabra de verdad.” 2 Timoteo 2:15. Permitanos empezar a interpretar rectamente la palabra de Dios.

Gracia y verdad llegaron por medio de Jesucristo, no en la cruz, sino desde la eternidad. “Nos concedió este favor en Cristo Jesús antes del comienzo del tiempo.” 2 Timoteo 1:9. Como ya hemos señalado, Jesús es de la eternidad. Él es desde los tiempos antiguos hasta los tiempos postreros, el principio y el fin. Todo esto es la misma para gracia. Jesús es “el mismo ayer y hoy y por los siglos.” Hebreos 13:8.

Por lo tanto, la gracia no es un nuevo poder conferido en la cruz, pero un poder antiguo desde el principio del mundo. Gracia era conocida en el Antiguo Testamento así como el Nuevo Testamento. “El Señor, el Señor, el Dios compasivo y lleno de gracia ...” Éxodo 34:6.

¿Que sobre gracia salvandanos eternamente? Puesto que Jesús nunca mencionó la gracia para la salvación, tenemos que ponerlo en su lugar apropiado. Nunca declaró Pablo ni cualquiera de los escritores del Nuevo Testamento que gracia “nos salva eternamente”.

Lo primero que reconocemos es que la gracia es favor inmerecido. Ya que es inmerecido debe ser dado a todos igualmente. Si no, se convierte de ser merecido y trabajado para. Si es dado a todos igualmente, no se puede salvar para la vida eterna. Si podría salvar eternamente, entonces todos serían salvos eternamente. Esto sabemos no es el caso. Sabemos que los malvados serán destruidos.

Hebreos 11 no es sobre la gracia, sino la fe. Romanos 1:17 nos dice que la justicia es por fe de principio a fin; no hay mención de la gracia. Gálatas 3:11 nos dice que el justo vivirá por la fe. Hebreos 10:38 dice que el justo vivirá por la fe. En Lucas 7:50 Jesús le dijo a la señora que fue su fe que la salvó. Una y otra vez en el Antiguo y Nuevo Testamento es el elemento de la fe que trabaja para nuestra salvación; la gracia no. El justo vivirá por la fe - Hebreos 11 - el capítulo entero.

La pregunta entonces es, ¿Cuál es el propósito de la gracia puesto que no nos salva eternamente? ¿Cómo encaja en el plan de salvación para nosotros? La respuesta es bastante simple cuando estamos dispuestos a humillarnos y aceptar la palabra de Dios total y dejar de lado las enseñanzas de las iglesias paganas mundanas.

Dios es un Dios misericordioso - Éxodo 34: 6. Él es tan misericordioso y abundante en amor que no quiere que nadie perezca. Es su deseo para que “todos se arrepientan”. 2 Pedro 3:9. Incluso Jonás comprendió esto. “Yo sabía que tú eres un Dios bondadoso y compasivo, lento para la ira y lleno de amor, que cambias de parecer y no destruyes.” Jonás 4:2. Pero eso plantea un problema. “La paga del pecado es muerte”. Romanos 6:23.

Dios le dijo a Adán que si comía del fruto prohibido que él, “ciertamente moriras”. Génesis 2:17. Eran de morir, físicamente, el momento que desobedecieron a Dios. El pecado es la separación de Dios, la fuente de vida. Sin vida, el hombre no puede vivir ya que el hombre es mortal, no inmortal. Génesis 6:3. “Porque polvo eres, y al polvo volverás”. Génesis 3:19. Adán y Eva deberián caer muerto inmediatamente después de morder el fruto prohibido.

¿Por qué no murieron? Porque, si murieron nunca podrían haber llegado al arrepentimiento y habría sidos perdidos eternamente. En el gran amor de Dios a ellos y a nosotros, él proveyó una fuente de poder alternativa para mantenerlos vivos: gracia. Algo así como una batería de Duracell para mantenernos vivos físicamente mientras seperados de la fuente de poder principal de Dios. Dios nos amó tanto que él no deseaba que morimos eternamente. Quería que tenemos tiempo para volver a él a través del arrepentimiento. Él quería que desarrollamos fe en él, que nos llevaría de vuelto a la obediencia y la vida eterna.

“Aunque al malvado se le muestra gracia, no aprende lo que es justicia.” Isaías 26:10. La triste realidad es que los malvados negarsen aprender los requisitos justos de la vida eterna. Aunque gracia es derramada sobre ellos y les sostiene, se niegan. “El gran amor del Señor nunca se acaba, y su compasión jamás se agota.” Lamentaciones 3:22. Dios ha dado gracia a todo el mundo para que podamos aprender sus requerimientos justos y tener la vida eterna; sin embargo, los impíos se niegan aprender. “Les rogamos que no reciban la gracia de Dios en vano”. 2 Corintios 6:1. Es a través del maravilloso regalo de gracia - dado a toda la humanidad igualmente sin mérito e inmerecida – que tenemos la oportunidad de tener salvación. Tito 2:11.

El círculo representa el favor inmerecido de Dios dado a cada uno de nosotros como gracia. Nos rodea desde el nacimiento. No se puede hacer nada para ganárselo. Es dado. La gracia no se puede salvarte eternamente, pero no te puedes vivir eternamente sin él. Te da la libertad condicional. Tanto si usted está viviendo en pecado antes de la cruz, o después de la cruz, la gracia es el mismo. Sólo te mantiene vivo: físicamente.

Romanos 1:5 revela esta verdad incluso más clara. Recibimos gracia para que podemos llamar gente “para la obediencia de la fe.” Eso es cómo la gracia y la fe trabajan mano a mano para nuestra salvación. La gracia nos salva de la muerte inmediata para que podemos aprender obediencia de la fe para tener vida eterna. Ambos nos salva. Sin embargo, las dos nos salva de maneras diferentes.

Romanos 5:20 lo hace incluso más claro. “Pero allí donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia.” Cada vez que peques debes caer muerto. Alabar a Dios por su batería Duracell de gracia que nos mantenga vivos físicamente. Debido a eso podemos desarrollar fe y aprender como vivir vidas obedientes a las enseñanzas de Jesús y “obtener” la vida eterna.

Pero también llega el momento cuando nos perderá nuestra gracia. Ananías y Safira son ejemplos de este pérdida. Los israelitas son otro ejemplo de esta pérdida. Llega un momento cuando Dios ya no puede tolerar el pecado. “Los que se aferran a ídolos vanos perderán la gracia que podría ser suya”. Jonás 2:8.

Vamos a poner todo esto en su lugar correcto para estar de acuerdo con el resto de la Biblia y con Jesús. Recuerde que no había puntuaciones cuando el griego original fue escrito. Todo lo que vamos a hacer es volver a Efesios 2:8-10 y puntuarlo para tener sentido y estar en armonía con la Biblia.

“Porque por gracia (que nos mantiene vivos fisicamente), Ustedes han sido salvados por la fe (obediencea que viene por la fe); esto no procede de ustedes, sino que es regalo de Dios, no por obras (obras de vosotros mismos) para que nadie se jacte. Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para hacer buenas obras (obediencia de la fe), las cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica (Diez Mandamientos).”

¿Entonces de dónde viene el concepto moderno de la gracia? Vino de la iglesia católica. Tetzel, el gran vendedor de indulgencias para la iglesia católica explicó la posición católica como tal:

“Cuatro gracias preciosas fueron prometidas a los que deben ayudar en la construcción de la Basílica de San Pedro. ‘La primera gracia que anunciamos a ustedes,’ dijo los Comisarios, de acuerdo con la carta de sus instrucciones, ‘es el perdón completo de todo pecado’. Luego siguieron otras tres gracias: primero, el derecho de elegir un confesor, que, cuando la hora de la muerte apareció, debe dar la absolución de todo pecado e incluso de los mayores crímenes reservados para la sede apostólica: en segundo lugar, una participación en todas las bendiciones, obras y meritos de la iglesia católica, oraciones, ayunos, limosnas y peregrinaciones; en tercer lugar, la redención de las almas que están en el Purgatorio.

“Para obtener la primera de estas gracias, era requisito tener contrición de corazón y la confesión de boca, o por lo menos una intención de confesar. Pero en cuanto a los otros tres, se podría obtener sin contrición, sin confesión, simplemente mediante el pago ... Tal fue la doctrina enseñada por el arzobispo de Mentz y por los Comisarios papales”. (Historia de la reforma de D Aubigne: Publicado 1846)

Como se puede ver, las iglesias protestantes quedaron con el concepto de la gracia que vino de la iglesia católica y simplemente acabó con la idea de pago (a menos que incluya todas esas peticiones para el dinero). Nada de eso es correcto en un sentido bíblico.

Muchos afirman que el Dios del Antiguo Testamento es un Dios de venganza, el odio y “ley”, mientras que el Dios del Nuevo Testamento es un Dios de gracia, amor y compasión. La verdad no podría estar más lejos de esa enseñanza. Los mayores ejemplos de la gracia de Dios se encuentran en el Antiguo Testamento. Una y otra vez los israelitas merecian ser destruidos, pero la gracia de Dios los mantuvo vivos. “El Señor es misericordioso y justo; nuestro Dios está lleno de compasión”. Salmos 116:5.

ILUSTRACIÓN

Déjeme darle un ejemplo de cómo las iglesias mundanas responden al “dádiva” de gracia. Has tenido un ataque al corazón. Vas a un médico de renombre mundial y él le dice que ya que usted es su amigo, él le atenderá gratis (gracia). Él te dice que si no quieres morir, sino vivir mucho tiempo, debes cambiar su estilo de vida. Debes hacer ejercicio, comer más saludable y recibir mucho sueño. Pero tu le dice, “Doctor. Eres mi amigo y un médico conocido. Salvas miles de vidas cada año. Sé que puedo “creer” en ti porque estás haciendo esto como mi amigo y gratis (gracia). Por lo tanto, solo voy a “creer” en ti para salvarme mientras yo sigo viviendo mi conducta anterior.”

¿Que opinas que el doctor pensaría de ti? Eso es lo que Jesús piensa de ti. Por favor, siga las instrucciones dadas por nuestro Doctor Jesús. Lleva a cabo su salvación con gran temor y temblor. (Filipenses 2:12)

Algunos pueden decir que la salvación es un “dádiva gratuito” y que Dios no lo va quitar de vuelta ni nunca lo haría. “Los que siguen a ídolos vanos abandonan el amor de Dios.” Jonás 2:8. Ves, la “dádiva” se puede ser abandonada.

Si te doy $100 y te digo que nunca te lo voy quitar de vuelta, pero que es tuya para hacer con él lo que quieras, no soy responsable de lo que haces con él. Si eres negligente con él y alguien lo roba de ti, tu ya no tiene los $100 que te di, lo has abandonada. Recuerde que el diablo es un ladrón. Está tratando de robar su “dádiva gratuita”. O puedes colocar mal su “dádiva gratuita” y perderla. De cualquier manera, ya no tienes tu “dádiva gratuita”. No lo quité de vuelta, pero ya no la tienes. Lo mismo con Dios y la vida eterna.